El diseño y desarrollo de productos en el área médica es probablemente una de las áreas de trabajo más compleja, diversa y especializada que hay. La atención de problemas sensibles conectados con la salud y con la vida de las personas, hacen de este territorio un espacio necesariamente transdisciplinar donde el diseño tiene que mediar con las presiones que surgen de las situaciones extremas, rigurosos procedimientos médicos y firmes regulaciones internacionales para la fabricación y comercialización de productos.

Este proyecto usa como fundamento el informe que en 2006 la Organización Mundial de la Salud (World Health Organization – WHO) tituló: “Pneumonia: The Forgotten Killer of Children”. Según esta investigación la neumonía mata a más niños que cualquier otra enfermedad. Más que el SIDA, la malaria y el sarampión juntos. Más de 2 millones de niños mueren de neumonía cada año, que representan casi 1 de cada 5 menores, en la cifra mundial de mortalidad infantil”. Los números son alarmantes. Las muertes por causa de neumonía pediátrica en los países en desarrollo asciende a 155 millones de casos al año, contra 2 millones en los países industrializados.

El proyecto AdapAir propone es un producto enmarcado en los llamados Bubble CPAP. El tratamiento CPAP, de la sigla en inglés “continuous positive airway pressure (presión positiva continua en la vía aérea), es un procedimiento que distribuye aire ligeramente presurizado durante el ciclo respiratorio. Esto mantiene la tráquea abierta y previene los episodios de obstrucción de la respiración en personas con apnea obstructiva del sueño y otros problemas respiratorios como la neumonía.

AdaptAir fue desarrollado en un curso interdisciplinario en la Stanford University conocido como “Diseño y Emprendimiento para la Asequibilidad Extrema” (Entrepreneurial Design for Extreme Affordability). Se trata de una interfaz nasal que permite adaptar las salidas de las mangueras de suministro de oxigeno. Una burbuja CPAP para pacientes infantiles.

El equipo lo conforman el diseñador argentino, egresado de la Universidad de Buenos Aires, Alejandro Palandjoglou junto a sus compañeros de curso David Janka, Neil Mehta, y Liz Zambricki. El grupo pasó algunas semanas en un hospital rural en Bangladesh para estudiar el problema. Mientras se hacía el trabajo de campo, en salas de emergencia y entrevistas con médicos locales, se hacían los bocetos para las mejoras de esta pieza nasal.

Esta sencilla máscara fabricada en material flexible y con cintas elásticas para el ajuste a las diferentes rostros, desarrollada en 2011, es el resultado de la construcción de una serie de prototipos probados en simuladores infantiles y en campo con la selección de un material que pudiese ser esterilizado con facilidad y que permitiera su uso varias veces. (vía Co.Design)

AdaptAir recibió recientemente el primer premio de los Core77 Design Award 2012, en la categoría de Impacto Social.

Este proyecto, así como otros muchos insertados en dinámicas sociales extremas que forman parte de los trabajos que se desarrollan en el Programa de Diseño de Stanford University, han permitido el fortalecimiento de una experiencia llamada Social E Lab donde los estudiantes pueden encontrar recursos para colocar el resultado de sus proyectos en el mercado. Una especie de incubadora de proyectos sociales. Una fórmula que permite desarrollar a partir de estos proyectos de alto impacto social, un modelo de negocio.

…………………………………………………

Información

Alejandro Palandjoglou
www.alepalan.com

Stanford University Entrepreneurial Design for Extreme Affordability
www.extreme.stanford.edu/

World Health Organization “Pneumonia: the forgotten killer of children”
www.who.int