Aerochromics_01

No hay duda que el bienestar de la gente es, o debería ser, el principal propósito del diseño, por lo tanto el cuerpo es el gran escenario de esta actividad. Esto queda muy claro con la potencia de la moda y con el acelerado proceso de incorporación de tecnologías en el desarrollo de nuevos materiales y en el diseño de los nuevos dispositivos llamados wearables.

Con la implantación de los protocolos de comunicación para que los objetos se comuniquen, Internet of Things, aparecen en el mercado una gran cantidad de productos ‘inteligentes’ que levantan las sospechas sobre la pertinencia y real uso de las nuevas tecnologías en la vida cotidiana. Así es como se ve esta línea de camisetas inteligentes desarrolladas por la gente de Aerochromics que son capaces de detectar contaminantes peligrosos en el aire.

Las tres piezas, fabricadas con  algodón 100%, fueron diseñadas cada una para detectar el monóxido de carbono, la contaminación de partículas y la radiactividad. Básicamente, cuando las camisas detectan niveles peligrosos de contaminación en el aire, cambian de color y muestran un patrón geométrico que alerta al usuario. Los sensores en el tejido de estas franelas activan los colores y patrones cuando la lectura del Índice de Calidad del Aire (AQI – Air Quality Index) llega a 60, un nivel considerado inseguro. Varias ciudades de todo el mundo ya tienen un AQI de más de 160, por lo que estas alarmas individuales convertidas en piezas de moda estarían encendidas todo el tiempo.

Aerochromics_02

Aerochromics_03

Aplicaciones futuras de la investigación [todas las imágenes son ©Aerochromics]

Todavía estos productos son parte de una investigación abierta, pero definitivamente tejidos así podrían ser utilizados en artefactos de mayor pertinencia. Por ahora, al menos en el diseño de las piezas, la estrategia de la forma es muy literal y con una mirada extremadamente básica de la aplicación de la tecnología en la vida cotidiana. El recurso visual utilizado aquí para indicar los niveles de contaminación no tienen conexión directa con el objeto de medición. Los patrones gráficos solamente indican algunos de los aspectos del fenómeno, como la intensidad.

A diferencia de lo que ocurre en el proyecto Expired, desarrollado en uno de los talleres dictados por IDEO, donde las superficies de los empaques de medicamentos podrían comunicar las fechas de expiración del producto, utilizando las manchas que aparecen en los cambures cuando están maduros. Es muy probable que las soluciones naturales que emergen de los procesos de Biomimética estén mucho más cerca de ser productos ‘inteligentes’, que estas aplicaciones tecnológicas que engordan gratuitamente el inventario de gadgets que nos rodean a diario.

…………………………………………………

Información

Aerochromics
www.aerochromics.com