AK-47

Esta semana el Design Museum en Londres adquirió una serie de objetos para su colección permanente y se prendieron las alarmas cuando apareció en esta lista el temible nombre de AK-47. Algunos de estos objetos podrían pertenecer lógicamente a un Museo dedicado al diseño, como el caso del popular Sony Walkman 1979, el revolucionario dispositivo de música portátil basado en tecnología de casette o cinta magnética, probablemente el antecesor del iPod. Pero, ¿un arma de fuego en un Museo de Diseño?

El Avtomat Kalashnikov 47, más conocido como AK-47, es un rifle de asalto diseñado por Mikhail Kalashnikov Timofeyevich (1919), inventor y diseñador de armas de origen ruso, quien ganó un concurso estatal en 1947. El rifle fue presentado al ejército soviético en 1946 y en 1947 fue adoptado como arma oficial. “Facilidad de uso en condiciones árticas, producción barata y durabilidad han hecho de este rifle una de las armas más utilizadas en el mundo”, fueron los criterios utilizados por el Museo para su selección. Estas características del producto lo convierten sin duda alguna en uno de los íconos de diseño del siglo XX.

El AK-47 es tan eficiente como producto, liviano y de fácil mantenimiento, que ha sido el arma predilecta de grupos de asalto, de guerrilla, terroristas. Un objeto culturalmente convertido en ícono que ha matado gente, probablemente el arma que más ha sido copiada en todo el mundo y utilizado por más de 50 ejércitos en diferentes países.

AK-47, Manual de uso

Para Mikhail Kalashnikov: “el hecho que la gente muera con una AK-47 no es culpa del diseñador, y si de los políticos” (en Designed to kill – Creative Review). Un producto que ha matado más de 300.000 mil personas por supuesto que tiene un impacto en la sociedad muy importante. En 2010 la revista WIRED, una de las revistas más importantes de diseño, tecnología y cultura hizo un controversial reportaje sobre el AK-47, como el símbolo de la Cultura Pop más importante de los últimos tiempos.

“Una niña palestina recibe una lección en el arte de disparar en un AK-47 de un oficial de policía. Ella estaba entre los 30.000 jóvenes palestinos que asistían a campamentos especiales de verano en Gaza en 2000, donde se les enseñó a manejar las armas y educados en tácticas de guerra de guerrillas”. Wired Foto: Adel Hana / AP

Mikhail Kalashnikov portando un AK-47

Esta mortal maravilla del siglo XX convertida en objeto de culto reposará en un Museo dedicado al Diseño, junto a objetos y artefactos que forman parte de la cultura de la humanidad. Compartirá los espacios junto a la clásica Valentine, la máquina de escribir diseñada por Ettore Sottsass para Olivetti, un objeto que también pertenece a la colección permanente del Museum of Modern ArtMoMA de la ciudad de New York. La consagración del producto como objeto cultural, del diseño como Cultura.

Máquina de escribir portátil, Valentine. Ettore Sottsass, 1969. Olivetti, Italia

Vespa GS 150. Corradino D’Ascanio, 1955. Colección permanente del MoMA. Foto: IUP

Este hecho, la adquisición del rifle, es capaz de levantar cualquier tipo de comentario y/o especulación. Por supuesto que de los “productos de la guerra” se podría organizar una fantástica exhbición de diseño e innovación. Pero, ¿Podríamos también exhibir como piezas de museo los productos desarrollados o utilizados durante la segunda Guerra Mundial por el régimen Nazi?

Parabellum-Pistole p08 o conocida como Luger. Diseñada y patentada por Georg J. Luger en 1898 y producida por la fabrica elamana Deutsche Waffen- und Munitionsfabriken (DWM), a comienzos del siglo XX.

La semiosis (producción de signos y significados) que producen objetos de esta naturaleza desbordan el dominio de la Cultura y transitan sin cuidado alguno por los terrenos de la ética. Los chorros de signficados que surgen a partir de las prácticas realizadas con estos objetos bañan los espacios cotidianos.

Ametralladora de juguete M-16. Mattel, 1967

Todavía en conexiones mucho más sutiles, pero con impactos abrumadores, estas formas atraviesan transversalmente el contenido de otros productos. Las teorías de la Semántica de Productos (Product Semantics) se han valido de estas estrategias de migración de contenidos semióticos en objetos, para el desarrollo de las formas.

Un secador de pelo utiliza la metáfora de la pistola para resolver su forma. Semántica de Productos

En países como USA, el comercio de armas de fuego está a la disposición de la población civil y con respaldo constitucional. Cualquiera puede ir a una tienda de armas y hacerse de cualquier artículo de guerra, con la mínima documentación. En otros países, la disponibilidad de las armas para el público es la misma, pero con canales de comercialización que obedecen a otras prácticas, con mucha ilegalidad pero igual posibilidad de adquisición. El Ak-47 es utilizado como imagen para el uso de armas. La silueta de este objeto ya pertenece al arsenal visual de la comunicación.

Reciente campaña en USA, en defensa de los derechos de los ciudadanos para utilizar armas de fuego

Bansky, explota el concepto de “guerrilla comunicacional” utilizando el AK-47

Los gauchos José Carlos Bornancini (1923-2008) y Nelson Ivan Petzold (1931), pioneros del diseño industrial en Brasil, diseñaron para la empresa Forjas Taurus S/A un revolver que le produjo a la empresa ganancias importantes. Estos diseñadores poseen más de 300 patentes de productos, muchas de las cuales son mecanismos especiales para armas de fuego. Al mismo tiempo, la tienda del MoMA en New York vende un juego de cubiertos para camping diseñados por ellos.

Las Escuelas de diseño en algunas partes del mundo han usado el tema de las armas de fuego como tópico para ejercicios académicos. En Venezuela en la Escuela de Diseño Industrial de la Universidad de Los Andes en Mérida, asistimos a una defensa de Tesis de Grado donde se utilizaba el instrumental de proyecto en las mejoras y adaptación de un revolver calíbre 38, fabricado por CAVIM, Compañía Anónima Venezolana de Industrias Militares.

Las armas de fuego son símbolos asociados con la violencia, con la muerte. En 1980, en ocación del asesinato de músico británico John Lennon, el artista sueco Carl Fredrik Reuterswärd (1932) produjo una escultura que marcó el sentimiento de los movimientos anti-violencia.

“Non-Violence” (“The Knotted Gun”), de Fredrik Reuterswärd, un regalo del Gobierno de Luxembourg a las United Nations