Son muchos los ejemplos que podemos ver en el ámbito del diseño industrial, algunos tratados ya en este espacio, de productos destinados a países en desarrollo, buscando mejorar en algún aspecto la vida de sus habitantes. Si bien es cierto que en muchos casos estos productos no se llegan a implementar significativamente en estos países, no cabe duda de que suponen un gran ejemplo de uno de los objetivos básicos del diseño, mejorar la vida de las personas.

Este es el caso de Baker, una cocina desarrollada por el estudio Claesson Koivisto Rune con la colaboración de Louise Bahrton y Patrick Coen de Top Third Ventures, que busca hacer más eficiente el tradicional modo de cocinar en muchos países, que consistente en tres piedras que sostienen una olla con fuego en el centro, siendo este método muy deficiente y perjudicial para la salud de las personas y el medio ambiente.

Con Baker se consiguió reducir en un 56% la emisión de monóxido de carbono y un 38% en emisión de partículas, además de dotar al producto de una forma y colores acordes a utensilios tradicionales utilizados en el continente africano, con la finalidad de no alterar las costumbres ni la forma de cocinar habituales de estas regiones.

Además, Baker se produce localmente en Kenya utilizando aluminio reciclado plegado en trapecio consiguiendo un equililbrio óptimo entre robustez y ligereza para su una fácil manipulación y transporte. Sin duda, todo un buen ejemplo de diseño a lo largo de todas sus fases de diseño.
…………………………………………………

Información

Baker
www.bakerproduct.com

Claesson Koivisto Rune
www.ckr.se

Top Third Ventures
www.topthirdventures.com