print_your_city_diconexiones_01

Tenemos que dejar de producir plástico proveniente de residuos fósiles, de eso no hay duda.  Las acciones en contra del uso de bolsas plásticas en todo el mundo son ahora políticas de Estado en algunos países y pareciera que ese fantástico invento de los años sesenta, que nos ha hecho la vida más fácil para cargar cosas, tiene sus días contados. Pero la pregunta que surge es: ¿qué haremos con el plástico que ya está en la superficie de la tierra?. A menos que lo mandemos para el espacio como chatarra galáctica la solución es reciclar.

En Holanda, el estudio de diseño y de investigación The New Raw tiene esta fantástica propuesta llamada Imprime tu Ciudad – Print Your City. El grupo en la ciudad de Róterdam utiliza la impresión 3D para transformar los desechos plásticos en muebles urbanos. El primer resultado de este proyecto el Banco XXX, una pieza de mobiliario diseñada para Amsterdam, donde se conoce que sus residentes son responsables de aproximadamente 23 kg de desechos de plástico por persona al año. The New Raw dice que los residuos anuales de cada tres residentes deberían ser suficientes para imprimir en 3D dos bancos de plástico grandes y usarlos en lugares públicos.

El plástico utilizado para imprimir en 3D cada Banco XXX de 50 kg se obtiene de pellets provenientes de desechos municipales o de flakes de productos molidos. El prototipo (150 cm de largo y 80 cm de ancho) se produjo utilizando una impresora 3D de extrusión de pellets de gran escala y se pueden acomodar de 2 a 4 personas. tiene capacidad para dos a cuatro personas.

“Las ciudades ofrecen un campo adecuado para aplicaciones grandes, duraderas y fáciles de rastrear para plástico reciclado”, explicó el estudio. “En este campo, la tecnología de impresión 3D permite cerrar el ciclo de material de plástico con un corto camino de reciclaje y un proceso de producción de cero de desechos. Además, puede combinar reparación modular y personalización masiva, haciendo factible una ciudad de economía circular, con ciudadanos más comprometidos y con menos emisiones de CO2”.

La forma y el tamaño del banco se puede modificar y funciona perfectamente como modelo de negocio para la participación de la empresa privada. Al final de su vida útil, el banco puede reciclarse, tal vez para fabricar más mobiliario urbano.

El Banco XXX es el primero, pero en el proyecto de investigación en el que trabaja The New Raw hay otras ideas para ampliar la gama de productos, incluyendo la ramificación a contenedores de reciclaje, parques infantiles y paradas de autobús hechas con componentes de plástico reciclado.

print_your_city_diconexiones_02

print_your_city_diconexiones_03

En el video aparece el proyecto de investigación y el proceso de producción.

print_your_city_diconexiones_04

print_your_city_diconexiones_05

print_your_city_diconexiones_06

…………………………………………………

Información

The New Raw
www.thenewraw.org

Print Your City
www.printyour.city