barry_bergdoll

Asistimos ayer a una charla dictada por el arquitecto norteamericano Barry Bergdoll, Curador Jefe de Arquitectura y Diseño del Museo de Arte Moderno MoMA de Nueva York. Un evento organizado por la Facultad de Arquitectura d ela Universidad Central de Venezuela.

Barry Bergdoll, con la traducción del Arq. Carlos Brillembourg, presentó básicamente agunos aspectos de la exposición Bauhaus 1919–1933: Workshops for Modernity que fue recientemente cerrada en el MoMA. La escuela de la Bauhaus en Alemania es la más famosa e influyente escuela del siglo veinte, dónde confluyeron artistas, arquitectos y diseñadores en una extraordinaria conversación en torno a la naturaleza del arte en la modernidad. Una escuela que se desarrolló entre la década de 1920 a 1933 y ha revolucionado el mundo visual contemporáneo, abarcando disciplinas tan diversas como: fotografía, teatro,  pintura, escultura o el diseño de textiles, cerámicas y muebles.

“¡El objetivo de toda actividad artística es la construcción!” es lo que reza en la primera frase del manifiesto que publicara Walter Gropius (1883-1969) como Director en el programa de la inauguración de la Bauhaus en 1919. Y allí se concentra uno de los grandes aportes de esta escuela arte/artesanía con taller/curso magistral. Gropius nombra como profesores a los grandes maestros. Todavía recuerdo esta foto que vi hace algunos años en el edificio diseñado por Gropius y donde descansa actualmente el archivo de esa Escuela, en la ciudad de Berlín, el Bauhaus – Archiv Museum of Design:

Los maestros de la Bauhaus en el techo del edificio de la Escuela en Dessau. De izquierda a derecha: Josef Albers, Hinnerk Scheper, Georg Muche, László Moholy-Nagy, Herbert Bayer, Joost Schmidt, Walter Gropius, Marcel Breuer, Vassily Kandinsky, Paul Klee, Lyonel Feininger, Gunta Stölzl and Oskar Schlemmer.

Los maestros de la Bauhaus en el techo del edificio de la Escuela en Dessau. De izquierda a derecha: Josef Albers, Hinnerk Scheper, Georg Muche, László Moholy-Nagy, Herbert Bayer, Joost Schmidt, Walter Gropius, Marcel Breuer, Vassily Kandinsky, Paul Klee, Lyonel Feininger, Gunta Stölzl and Oskar Schlemmer.

Bergdoll comenzó su presentación hablando sobre la complejidad de la Escuela y mostró algunos espacios de la muesografía presentada en el MoMA, para detenerse en ciertos momentos y hacer algunos comentarios. Como estudioso del tema, Bergdoll advierte que visitar una exposición sobre la Bauhaus es conocer los íconos de la Escuela. En ese sentido se procuró, además de mostrar las imágenes “postales”, piezas y procesos menos conocidos. “Interdisciplinaria y experimental, su formación se basaba en talleres prácticos, y la experimentación de nuevos materiales y técnicas” es lo que Bergdoll dice cuando menciona un proceso que aborda Tom Kalley en su libro The Ten Faces of innovation: Cross-pollination.

Este proceso de trabajo presupone “explorar lo desconocido en lugar de trabajar con lo conocido”. La imagen de la Bauhaus está en todo el MoMA, desde su inauguración en 1939. Esta sería la segunda exposición que se hace de la Escuela en los Estados Unidos. Mostrar a la Bauhaus como un proceso no como una escuela. Resaltando la importancia del trabajo entre alumnos y maestros.

En el espiritu de “construcción”, Gropius hace las conexiones con la industria. De esta relación surgen algunos aciertos, como la puesta en escena de las ideas de mobiliario y otros objetos. La posibilidad de vincular de manera efectiva los resultados de la experimentación en aportes concretos a la sociedad. Este proceso, que finalmente es la idea conocida de la Bauhaus, se fue recalentando hasta provocar algunas contradicciones: “los estudiantes ya no ensamblaban sus diseños sino que veían como otros lo hacían”. Las ideas de los modelos productivos, la producción masiva de las ideas, la producción seriada e incluso, ideas todavía mucho más revolucionarias como el “prefabricado”. Esta evolución natural de los aspectos de la producción, hace que en 1928 Hannes Meyer (1889 – 1954) asuma la dirección de la Escuela, con las ideas de modificar el “Bauhaus Style” que ya se veían en los medios. Meyer contraponía lo experimental con lo práctico, lo económico y lo masivo.

En la presentación de Bergdoll se construye un relato de datos curiosos, de importantes asuntos sobre la Bauhaus, donde la anecdota se convierte en historia. Así relata, en la medida que muestra las imágenes de las salas, del montaje, como aparece por ejemplo la famosa silla “Africana” de 1921. Una pieza que surge primeramente en un precario folleto sobre la evolución de las sillas de Marcel Breuer, y que finalmente aparece en físico para ser exhibida. Los relatos derivan de la producción de la escuela en el diseño de espacios, en la tipografía, en el uso y aplicación del color y en las dinámicas en la producción de piezas.

Importante la mención que se hace de la Bauhaus Chair de Marcel Breuer, la primera silla con vestigios de producción seriada una vez que podía ser ensamblada en partes. Breuer fue el diseñador encargado de los talleres de producción de la Escuela, donde se diseño la primera silla con la tenología de tubulares doblados. Los resultados experimentales con esta innovadora tecnología en el uso del tubo produjeron uno de los íconos más importantes del siglo XX y de la modernidad, el Modelo B3, porteriormente llamada la Wassily Chair.

Bauhaus Chair, 1921. Wassily Chair, 1925. Marcel Breuer

Bauhaus Chair, 1921. Wassily Chair, 1925. Marcel Breuer

Ludwig Mies van der Rohe, el último director de la Bauhaus, disolvió la Escuela en Berlín en 1933 bajo fuertes presiones de la Nacional Socialista que había llevado a poder a Hittler algunos meses antes.

La página de la exposición del MoMA contiene un material muy bien presentado y documentado. Esta exposición contó con la presencia de 400 objetos, a diferencia de los 900 objetos presentados en la exhibición A Conceptual Model, como celebración de los 90 aniversario de la Bauhaus, realizada en Berlín en 2009. Para este aniversario y con el concierto tres instituciones alemanas de investigación sobre las Bauhaus (Bauhaus Archive / Museum für Gestaltung Berlin, Stiftung Bauhaus Dessau y Klassik Stiftung Weimar) y consiguieron reunir esta cantidad de objetos, la mayor que nunca se ha realizado sobre la influyente escuela de principios del siglo XX.

Sobre esta triste imagen en el último afiche de Schlemmer sobre la Escuela, de estudiantes de la Bauhaus bajando las escaleras de la Escuela, aparece la frase de Mies: “El Bauhaus es solamente una idea y no se puede matar una idea“.

Oskar Schlemmer, Bauhaus Stairway, 1932. Roy Lichtenstein, Bauhaus Stairway, 1989

Oskar Schlemmer, Bauhaus Stairway, 1932. Roy Lichtenstein, Bauhaus Stairway, 1989

La Bauhaus definitivamente es una referencia para cualquier diseñador, para la cultura occidental. No hay historia sobre el diseño que no traiga en su argumentación la imagen de este pensamiento. Para muchos, una especie de paradigma nostálgico e inmutable. Y es que ciertamente allí hubo uno reunión de los grandes. Wolfgang Sattler, profesor de diseño de productos en la actual Universidad Bauhaus de Weimar dice: “Cada uno crea su propia Bauhaus, se la inventa como el cohete propio hacia el futuro. Sólo que ese cohete no puede dirigirse”.

…………………………………………………

Información

Barry Bergdoll (Estados Unidos)
Egresado de las Universidades de Columbia(1977), PhD (1986) y Cambridge. Jefe curador de Arquitectura y Diseño del Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMA) y profesor de Historia de la Arquitectura Moderna de la Universidad de Columbia. Su principal objeto de estudio ha sido la Historia de la Arquitectura Moderna, con particular énfasis en la desarrollada en Francia y Alemania en el siglo XX.