Definitivamente el plástico no es la bandera más apropiada para hablar del ambiente o de las consecuencias en la producción y consumo de productos. Pero estamos convencidos que es un trabajo importante para los diseñadores desarrollar proyectos que permitan la utilización de las cantidades astronómicas de material plástico que ya está sobre el planeta. Un material proveniente de la crítica y voraz industria del petróleo en la producción de combustibles fósiles. Un subproducto con el que tendremos que convivir para siempre y que mejor será verlo y utilizarlo en objetos útiles, que ocupando espacios a nuestro alrededor, especialmente en las grandes ciudades.

Con la idea de crear una marca para promover el diseño en Australia, los diseñadores Nicholas Karlovasitis y Sarah Gibson fundaron en 2006 la firma DesignByThem, donde incluyen sus proyectos y mueven el trabajo de otros diseñadores australianos. Una marca que promueve, por vía del diseño, los criterios de sostenibilidad y cuidado del ambiente, especialmente con la utilización de material plástico reciclado.

La Butter Chair es una silla que forma parte de una línea de mobiliario llamada Butter (mantequilla) diseñada por los fundadores de DesignByThem y desarrollada a partir de contenido 100% plástico reciclado,  HDPE (High Density Polyethylene) proveniente casi en su totalidad de envases plásticos de leche y del desperdicio plástico de la industria.

Estas sillas tienen la abilidad de ser enviadas por piezas y transportadas de forma plana, lo que reduce el impacto del producto en su distribución. La gente de DesignByThem también ofrece sus productos dentro del program Product Stewardship, creado por la U.S Enviromental Protection Agency, donde se reciben productos reparados, reusados o reciclados.

 

El producto se presenta con opciones individuales de color, con la posibilidad de combinación de piezas.

“Creamos la línea Butter como una respuesta a los muchos taburetes de plástico disponibles hoy en día que utilizan materiales no reciclados vírgenes. Aunque esos muebles son reciclables, sólo están agregando más material a la cadena de reciclaje. La Butter Chair no sólo es reciclable, sino también está hecha de plástico reciclado post-consumo”, dicen los diseñadores Nicholas Karlovasitis y Sarah Gibson de DesignByThem.

…………………………………………………

Información

DesignByThem | Nicholas Karlovasitis & Sarah Gibson
www.designbythem.com