Nada más cercano a la cotidianidad que un café. Un ‘cafecito’, como decimos en Venezuela. La cultura en torno al café es bastante profusa e históricamente muy rica. Una bebida que ha creado arquetipos y costumbres en casi todos los habitantes del planeta. El jugo de frutos y semillas del café ha transformado la civilización. Un torrente de inteligencia, cultura, industria, negocios y gente están detrás de esa maravillosa posibilidad de tomarse un rico café. En medio de todo ese movimiento universal de esta cultura, productos y objetos permiten conectar lo que sale de una planta, en regiones tropicales del planeta, con el paladar.

Son muchas las formas que estos adoptan. En cada casa hay un conjunto de adminículos y utensilios que garantizan y hacen viable la preparación. Preparar café en casa es un proceso que requiere de ciertos implementos. En algunos casos, el proceso utiliza diferentes objetos separados (recipiente y colador), en otros la solución moderna y compacta de un solo producto: una cafetera. Para quienes nos gusta el café negro, existen básicamente 4 tipos de estas cafeteras: 1. La cafetera italiana (tipo greca); 2. Cafetera por goteo, también llamada ‘americana’, esa que tiene un recipiente de vidrio en la parte inferior y funciona con electricidad; 3.  Cafetera Express, la máquina que utilizan los locales comerciales para hacer café; 4. Cafetera Monodosis, máquinas eléctricas que utilizan una cápsula que contiene una cantidad precisa de café.

En mi casa utilizamos la ‘greca’ italiana. Estos aparatos, técnicamente sencillos, son fabricados hoy en día por muchas firmas en todo el mundo. Famosos diseñadores e industrias han colocado en el mercado cualquier cantidad de cafeteras, algunas de ellas totalmente inservibles, otras se han convertido en íconos del diseño. La Bialetti Moka Express fue inventada y producida por Alfonso Bialetti (1888–1970) en los años 30. Bialetti es el abuelo paterno de Alberto Alessi, director Alessi, la famosa industria italiana de productos para el hogar. Esta reconocida forma, de cuerpo facetado fabricado en alumnio, asa y pico, forma parte de la Colección Permanente del MoMA. El año pasado, el arquitecto italiano Alessandro Mendini diseñó la cafetera Alessi Moka, en homenaje a Bialetti y a ese objeto que revolucionó la forma de preparar café. Se han vendido 200 millones de cafeteras Bialetti Moka Express en todo el mundo.

Bialetti Moka Express

Esa idea de un proceso confinado en un solo objeto integrado desaparece con este concepto del estudiante Arvid Häusser de la Bauhaus-Universität en Weimar, Alemania. La Seppl, una máquina para café expresso de porcelana y madera es muy singular. Una pieza que pareciera provenir de un laboratorio de química. Una forma descompuesta que muestra el recorrido de los elementos para hacer café. Una estantería tradicional convertida en máquina. Aquí se utiliza la porcelana para crear la intimidad entre el café y su contenedor, sin recurrir a la necesidad de la transparencia como se ha explotado en muchos productos modernos. (vía We Heart)

Sappl. Arvid Häusser.Alemania. Bauhaus-Universität 2011

Seppl, elaboración de los prototipos. Métodos semi-artesanales para la fabricación de piezas de cerámica

Esta propuesta permite pensar que la experiencia para preparar café puede conectarse con procesos analógicos y tradicionales, transformado su potencia estética en otras imágenes para la cotidianidad contemporánea.

Pero la proliferación de  Cafeteras Express, en una secuencia de invenciones que comienzan a finales del siglo XIV por los italianos Angelo Moriondo y Luigi Bezzera y seguidas de innovaciones por muchos otros empresarios, globalizaron la manera de beber café. Grandes marcas también italianas como Gaggia y Faema han ayudado a la masificación del café expresso. Este proceso, que somete el café a temperaturas y presiones controladas, preparado en la casa agrega la experiencia del sistema masivo a la actividad en el hogar. Además del sabor y aroma particular de un expresso, el ritual de la preparación en casa se crece con nuevos valores, con nuevas actividades.

El inventario de estas cafeteras es denso y las industrias que las producen también se pierden de vista. En 1995 la empresa Illy, una fabrica fundada en 1933 por el húngaro Francesco Illy residenciado en la ciudad de Trieste en Italia,creo la marca FrancisFrancis con diseño de maquinas de café expresso para el hogar. Toda la línea de esta nueva marca ha sido desarrollada por el arquitecto italiano Luca Trazzi. Comenzaron con la X1, un experimento ‘retro’ basado formalmente, como un ejercicio de auto-referencia e identidad, en las líneas del Ferrari.

FrancisFrancis X1, Illy. Luca Trazzi. 1995

En 2009 Illy lanza el modelo X7 iperEspresso Maker, una de las máquinas más vendidas en Inglaterra. Con la X7 la empresa migra hacia una nueva tecnología: cafeteras monodosis, sistema de ‘cápsulas’ de café. Esta variación técnica no modifica la imagen de una máquina de café expresso, con la ‘palanca’ que se mueve de forma horizontal. Este modelo parece haber tomado los elementos formales del bolidismo, de esa idea del futuro a toda velocidad.

La industria de productos para la preparación de café no se detiene. Nuevos modelos de negocio surgen y con ellos nuevas relaciones de las personas con los objetos. Este es el caso del negocio del café en cápsulas. Éric Favre, un empleado de la multinacional suiza Nestlé, inventó y patentó en 1976 el sistema llamado Nespresso: una idea de negocios que ha revolucionado el mercado del consumo de café en todo el mundo. Se trata de una cápsula desechable que contiene entre 5 y 6 gramos de café, utilizadas en máquinas de café expresso. La empresa Nestlé mantiene contrato con muchas firmas fabricantes de máquinas en todo el mundo, así como para la fabricación de estas pequeñas cápsulas de aluminio selladas herméticamente, ahora con nuevas tecnologías que miran los aspectos de sustentabilidad. Las cifras son asombrosas. Desde el año 2000 se han vendido más de 20 billones de estos recipientes, por un valor entre $0.4 y $0.6 cada una.

Colección Ritual para Nespresso. Contenedor de cápsulas. Andrée y Olivia Putman

En el negocio multimillonario que mantiene la empresa suiza, se mantienen contratos con diferentes industrias en todo el mundo que puedan utilizar la tecnología de las ‘cápsulas’ para producir máquinas. Una nueva avanzada y oportunidad para las empresas de crear nuevos productos en nuevos mercados.

La Gemini CS 100 PRO es una máquina, especialmente diseñada por Nespresso para el uso en oficinas de trabajo.

Gemini | CS 100 PRO. Nespresso

Nespresso Pixie Cofee Maker

La Nespresso Pixie Cofee Maker es igualmente una máquina de café expresso con tecnología monodosis diseñada por la gente de Les Ateliers du Nord (Antoine Cahen, Philippe Cahen), Suiza. La Pixie recibió en 2011 el premio Red Dot : Diseño de Producto.

Nespresso Pixie Cofee Maker

Así como el modelo de negocio es totalmente cerrado, el uso exclusivo bajo licencia Nespresso, la formas de las máquinas trasmiten esta misma característica: ‘Cajas Negras‘ donde no se conoce exactamente que ocurre en su interior. Al parecer los productos de esta nueva modalidad en el consumo de café son los nuevos electrodomésticos que se suman al paisaje de la cocina. Nuevamente, máquinas que ingresan al complejo y competido mercado de los objetos de culto.

Un ejemplo muy sencillo de como esta tecnología ingresa al estos nichos de mercado es este concepto, del joven diseñador isralí Eyal Carmi. puede como la forma de este producto adopta el lenguaje de líneas blancas modernas como lideradas por la firma Braun, reduciendo el objeto a una síntesis geométrica reconocida, a una forma que no agrega nada nuevo a la innovación de productos, solamente una forma.

Concepto para Nespresso. Eyal Carmi, Israel

…………………………….

Información:

Nespresso
www.nespresso.com

illy
www.illy.com

Capsulandia
www.capsulandia.com