Este blog no pretende hacer ejercicios con la denuncia urbana. Solamente que a veces se aparecen algunos objetos en situaciones muy particulares.

El lugar es un espacio público de Caracas, con símbolos visibles de la gran arquitectura, los objetos que conspiran contra la movilidad y la pobreza de una imagen petrificada en una valla. Aquí hay una especie de estación de trabajo, aparentemente para la venta ambulante, tripulada por una persona inclinada hacia adelante, como si estuviese operando algún tipo de control en la parte baja de la estación.

Un objeto sin carcasa y (des)compuesto por elementos cotidianos amalgamados. De la parte trasera de la unidad se desprende un inmenso “tubo tipográfico”, describiendo una parábola. Esta pieza del dispositivo permite succionar cualquier desecho sólido de gran tamaño y convertirlo en cualquier ‘artesanía espontánea’.