Caracas, 2012.

¿Qué es lo que viene?. Comenzar este texto con una pregunta es lo más sensato que puedo hacer para intentar acercarme al futuro. Todo está en el futuro. Todas las miradas posibles que podamos tener sobre ese tiempo, serán pocas frente a la dimensión de su llegada. Desde aquellas en las que podemos dudar de su existencia, hasta en las más pragmáticas y sencillas concepciones sobre el mañana.

Justo allí, en la arista ulterior de este momento, en el que termino de pensar en esta frase, pareciera comenzar el espacio donde todo estará contenido. Aparece la idea del contenedor de los tiempos. Para el diseño, el futuro no es solamente una opción en su desarrollo. Todas las acciones culminan en propuestas que aterrizan en ese lugar. El ejercicio de anticipación que opera en los procesos de diseño subyace en la actividad del proyecto. ‘Pro’, de movimiento hacia delante y ‘yecto’ que significa arrojado. Se trata del lanzamiento de algo hacia lo que suponemos está adelante. El futuro entonces estará lleno de artefactos, ideas y deseos, todos superpuestos e intersectados en innúmeras capas de vida. Como un inventario de imágenes regados y conectados en ese gran recipiente de espacio-tiempo, de donde surgirá el arquetipo de las maneras de disponer, clasificar y visualizar grupos de objetos, de coleccionar.

GM Firebird III, Harley J. Earl. Concepto de vehículo presentado en el Salón Motorama, 1959.

En la línea del contenedor, los territorios representan para el diseño los nuevos retos. Relaciones insólitas ocurren en el fenómeno de la ciudad, entre las personas, los recursos y el espacio que se habita. En ella, nuevos mecanismos de supervivencia ligados a la movilidad, la alimentación y la producción surgen como interrogantes para el proyecto.

Del cruce entre la tecnología y el diseño, emergen los discursos que modifican el futuro. Algunos, desde la ficción, han podido dibujar escenarios singulares. Otros, crean contextos donde se debaten “la ficción y el éxito”. Imágenes del futuro, como aquellas donde la máquina y las dinámicas automatizados recreaban mundos inusitados y curiosos. Carros que volaban, robots inteligentes y alimentos en forma de cápsulas eran algunos de los rasgos de esos contextos parciales e inventados. El vehículo automotor será desterrado o radicalmente modificado. Las máquinas están hoy al servicio del hombre y esa inteligencia, que causó terror por el impacto que podría tener en la sociedad, se desvanece frente a la posibilidad de su aporte real y diferenciado en el crecimiento de la humanidad. Los alimentos, en lugar de convertirse en pastillas nutritivas, hoy se disponen bajo la bandera de lo ‘fresco’ y de la producción colectiva sin intermediarios.

Impresionantes esfuerzos de ciudadanos, empresas y gobiernos para la implementación de proyectos que apunten hacia el uso de la bicicleta como medio de transporte en los centros urbanos. Un empuje que, según el diseñador industrial italiano y experto en sostenibilidad Ezio Manzini, comenzó hace más de treinta años como una idea de pequeños grupos fanáticos y hoy se ha transformado en una solución posible para los asuntos de la movilidad urbana y manejo sostenible de las ciudades.

Replicator II, Impresora 3D portátil. Makerbot “democratización del 3D Print”, 2012.

El espíritu de la era digital ha alterado los patrones tradicionales de los medios de producción y ha creado nuevas relaciones entre el diseño y la gente. Experiencias con productos donde el trabajo y las tareas del hombre, lejos de ser sustituidas por la máquina, se han concentrado en el ejercicio de la inteligencia y de los procesos creativos. Para el diseño, estos cambios aceleran y sistematizan las actividades de proyecto con mucha solvencia. Hace muchos años que ya son utilizadas, en el desarrollo de productos, máquinas que permiten la generación de modelos tridimensionales a partir de dibujos. Pero recientemente, la explosión de dispositivos portátiles, capaces de producir modelos 3D a muy bajo costo, han modificado el panorama. El 3D Print, todavía en medio de la polémica de si se trata simplemente de una tendencia o realmente comporta una revolución, plantea la atomización de los sistemas de manufactura en unidades remotas. De ser así, se avecinan cambios en la economía del planeta: se diseña una bicicleta, se colocan los archivos digitales del proyecto en internet y luego se bajan esos documentos en otro lugar, para ‘construirla’ con algún proveedor local que ofrezca esa tecnología, sin gastos de transporte o distribución.

ENTO, El arte de comer insectos. Aran Dasan, Jacky Chung, Julene Aguirre-Bielschowsky y Jonathan Fraser, 2012.

Generación, gestión, preparación y consumo de víveres y provisiones componen una compleja red que permite colocar comida en el plato de la gente. El diseño participa e interviene en todos los estadios de este andamiaje productivo, con ideas que podrían realmente impactar todo el sistema alimentario. El proyecto ENTO, desarrollado por estudiantes del Master de Diseño de Ingeniería e Innovación del Royal College of Art / Imperial College London donde participa la diseñadora mexicana Julene Aguirre, propone suplantar la proteína animal proveniente del ganado vacuno por alimentos basados en los altos valores proteicos de los insectos. Luego de una investigación sobre las ventajas del cambio en la fuente de alimentación, el grupo desarrolló nuevos alimentos, objetos, cubiertos, empaques y codificaciones dentro de un gran y balanceado ecosistema, con una propuesta de implantación gradual. “Los insectos ofrecen una solución para la acelerada demanda global de alimentos” nos comentó Julene.

Dispositivos de Realidad Virtual, 1992 / Lentes minimalistas del Proyecto Google Glass, 2012

Todavía falta mucho para cualquier futuro. Más allá de aquel que, por inercia, sea solamente el presente repotenciado o reproducido en una realidad virtual o aumentada, donde las formas permanecerán presas a lo que ya conocemos y aceptamos. Será en ese contenedor de todas las cosas, donde las imágenes y los objetos llenos de ideas, contenidos y propósitos, se encuentren con la gente. Donde las metáforas puedan servir para vivir mejor y no simplemente para aliviar el despropósito de la incompetencia o irresponsabilidad de algunos.
…………………………………………………

Información

Publicado en febrero de 2013 por la Revista Mono en la edición Futuro.
Ignacio Urbina Polo
Caracas, Venezuela
www.revistamono.com

 

::: ::: :::
Venezuela
Decimos NO a la violencia, a la corrupción y al irrespeto.
We say NO to violence, corruption and disrespect.
::: ::: :::