Imágenes de las cuatro etapas de la historia diseño industrial en Venezuela. 1. Silla para comedor, 1958. Miguel Arrollo (del catálogo de la Exposición: Muebles diseñados por Miguel Arrollo. foto: Ricardo Armas) 2. Emblema: Instituto de Diseño Neumann, 1968. Gert Leufert 3. Lámpara de mesa, SpotLine Grip, 1994. Humberto Santaromita – Iddea Diseños c.a. (foto: Jorge Andrés Castillo) 4.Diseño de la carrocería, tablero, portapaquetes, baño y asientos de autobús tipo Doble-Decker. Proyecto de Tesis 2007. EDI-ULA. Hector Simancas, Carlomar Montes, Sergio Alonso, Maria Gabriela Gómez y Lock Man Yee

La historia del Diseño Industrial en este país, además de breve, interrumpida y accidentada, es un relato de experiencias y personas. En la construcción de esta historia se podría dibujar una línea cronológica y sincrónica de acontecimientos para dar contexto a cada uno de los aportes  de esas personas e instituciones. Pero es necesario pensar en los modelos diacrónicos, en la sucesión de hechos que construyen el relato, que dan cuenta de las relaciones, iteraciones y consecuencias que suceden sobre la línea del tiempo.

Como en casi toda la región, aunque la nuestra con un retrazo importante de casi 20 años, se puede presentar una historia del diseño industrial en Venezuela que se compone básicamente de cuatro etapas: Los pioneros, la academia – industria, los profesionales y diseño del siglo XXI.

Los pioneros. Se refiere a quienes marcaron momentos importantes en el desarrollo de una tridimensionalidad y una objetualidad construida en el país, con las intervenciones de Cornelis Zitman, Emil Vestuti, Miguel Arroyo, Rudolf Steikal y otros. A este grupo hay que agregar al Arq. Jorge Castillo Blanco, Premio Nacional de Arquitectura en 1999, quien en los años setenta formó parte de los invitados del Centro Industrial del Mueble Avelca, junto a famosos arquitectos internacionales como Gio Ponti, Tobia Scarpa, Tito Agnoli, Carlo Bartoli, Cini Boeri y Pierluigi Spadolini. Castillo también diseñó en los años setenta un sistema de vivienda modular de fibra de vidrio, que luego se convirtió en ícono del paisaje urbano nacional, con su uso por parte de la empresa nacional de correos.

La academia – industria. En 1964 se funda el Instituto de Diseño, iniciativa del industrial Hans Neumann, una de las escuelas más antiguas del continente, junto a la Esdi en Rio de Janeiro y que cierra sus puertas a principio de los noventa. Esta etapa produjo hechos importantes como la incorporación a la disciplina de artistas plásticos y arquitectos. Además, un momento ideal de construcción, de modernidad, donde se reúne la academia con la industria. Surgieron algunas otras empresas, especialmente de las artes gráficas y de la publicidad, comprometidas con el diseño industrial y aparecen figuras importantes como el diseñador Argenis Madriz, primer director del instituto.

Los profesionales. A final de los años setenta y principio de los ochenta se crean dos institutos privados con formación de tres años (como la mayoría de las escuelas de diseño en Italia) y que el Estado venezolano dio la categoría de Técnicos Superiores a sus egresados: el Instituto de Diseño Caracas y el Instituto Tecnológico Antonio José de Sucre. En estas dos instituciones se formaron, diseñadores industriales profesionales y que hoy poseen carreras sólidas en diseño: Franco Lodato, César Mendoza, José Luis Rodríguez Castillo, Conrado Cifuentes, Ma. Elena Peña, Humberto Santaromita, Rafael Delón e Ignacio Urbina, en el Instituto Sucre; y María Teresa del Castillo y Hector Sanzana en el Instituto de Diseño Caracas.

Diseño del siglo XXI. En el año 2000 una empresa venezolana Orangex, recibe un prestigioso premio con el diseño del Exprimidor de Jugos OJEX, proyecto contratado a la firma norteamericana de consultoría y diseño Smart Design. Así comienza una historia nueva de producto venezolano. Casi al mismo tiempo se consolida finalmente, en la ciudad de Mérida, la primera Licenciatura en Diseño Industrial, en la en la Facultad de Arquitectura y  Diseño de la Universidad de los Andes.

Anuncios publicitarios de Avelca e invitación a las exposiciones del mueble

Estas etapas son la base de un trabajo más amplio que estamos desarrollando y que, muy claras en el tiempo, sirven para visualizar donde han estado centrados los esfuerzos del diseño industrial en el país durante las últimas décadas. También ayudan a comprender una dificultad histórica, casi insuperable, sobre la posibilidad de que los actores de las cuatro etapas no tengan la conciencia sobre la existencia e importancia de las demás. También, son el marco que posibilita visitar esa historia desde los diseñadores, los productos, la industria o desde la academia.

Pulso 2001

El inventario de la producción de diseño industrial en el país se puede construir con la elaboración de un mapa desde las muestras y exposiciones que han sido presentadas en público. Un recorrido por todos los espacios expositivos que han permitido ver la producción de diseño. Las exhibiciones de mobiliario en galerías, en los años cincuenta o las muestras de trabajos de alumnos del Instituto de Diseño o del Tecnológico Sucre en el Instituto IDEA. También, con la extensa y probablemente más importante exposición de diseño industrial que se haya hecho en el país y cerrando el milenio pasado, “Detrás de las Cosas: El Diseño Industrial en Venezuela” (Arq. Alberto Sato y Di. Ignacio Urbina. Centro de Arte la Estancia 1995). De igual forma, y con menor cobertura y alcance, podríamos nombrar otras como la exhibición Import/Export 2006, promovida por el British Council o el Inventario de Diseño hecho en Venezuela PULSO, de la revista on-line Objetual.