Plan-B. Generador de mapas táctiles. Diseño: Robert Richter

El diseño para personas con discapacidad es otro espacio amplio, necesario y con mucho terreno para el desarrollo de productos. Mientras existen discusiones de concepto en relación al uso de los términos que se emplean para las personas, que por alguna razón tienen algún tipo de discapacidad (minusválidos, discapacitados, disablility, impairment, handicap), son innumerables las propuestas y conceptos que se hacen en todo el mundo sobre esta sensible temática.

Los proyectos abordan el tema con algún eje transversal que los determina. Estos ejes son los contextos que hacen de cada propuesta un sistema que combina sus particularidades, problemas, actores involucrados y muchos otros aspectos. Un modelo que permite, no solamente saber quien lo usa y quien los produce, sino en términos económicos el “modelo de negocio” que se necesita para viabilizar cada proyecto.

Uno de esos ejes se refiere a la mobilidad. Las personas con discapacidad visual encuentran serios problemas para transitar con facilidad en la ciudad. Espacios llenos de barreras que no  han sido pensados para esta población o que fueron construidos con impericia, miopía o incapacidad gerencial en el desarrollo y operación del espacio urbano. Según la Organización Mundial de la Salud, “en el mundo hay aproximadamente 314 millones de personas con discapacidad visual, 45 millones son ciegas”.

Plan.B. Interfaz táctil

Plan. B. Generador de mapas táctiles

Normalmente uno puede ver en las calles a personas invidentes utilizando únicamente una vara para reconocer la vía. Plan-B es un concepto desarrollado por Robert Richter del estudio de diseño alemán Oriko. Un dispositivo digital que podría informar a esas personas sobre lo que se encuentra a su alrededor por medio de un sistema Braille simplificado que genera versiones táctiles de mapas.

Sentino Cook-top. Diseño: R.D. Silva

Otra mirada del diseño y elaboración de conceptos de estos dispositivos es sobre la cotidianidad. En este caso se intenta utilizar una interfaz analógica en el desarrollo del producto, sin necesidad de acudir a un sistema codificado como el Braille. Se trata del concepto para cocinas Sentino, del diseñador D.H. Silva. Este producto permitiría a invidentes operar una cocina por medio de una interfaz táctil y el uso de sonidos de respuesta de función.

B-Touch Phone. Diseño: Zhenwei You

En esa cotidinidad, la comunicación entre personas es probablemente el espacio con mayor desarrollo y atención en el desarrollo de conceptos para personas con insuficiencias físicas de cualquier naturaleza. Algunos de estos conceptos los podemos ver en la galería que nos presenta el portal Concept Phones, en una sección dedicada a invidentes. El diseñador Zhenwei You nos presenta el B-Touch Phone: un concepto de teléfono móvil que utiliza la tecnología de pantalla táctil del iPhone, para generar un producto de comunicación con foco en personas invidentes [vía Yanko]

Otro concepto de teléfono celular está montado sobre la idea del Diseño para Todos (Universal Design), donde los espacios, objetos e información deberían estar diseñadas para todas las personas y no crear nuevas instancias de discriminación. El Universal Phone, especialmente diseñado para gente ciega,es un concepto elaborado por el diseñador Seunghan Song que utiliza una tecnología capaz de convertir la interfaz táctil en una superficie con textura en forma de código Braille.

Lazarus Wine. Diseño: BAUD

También, reseñado en el portal chileno Dfrente en una materia dedicada al diseño de etiquetas de vino y en el portal The Dieline – Package Design Blog, aparece un propuesta con el uso de código Braille: Lazarus Wine. Un proyecto desarrollado por el estudio madrileño dedicado al Branding BAUD y el soporte de un enólogo invidente. Todo indica que la alimentación y el entretenimiento no están fuera de la mira.

Haptica Braille Watch. Diseño: David Chavez


Por último, el Haptica Braille Watch, un concepto de reloj de pulsera diseñado por el americano David Chavez que utiliza de forma inteligente una aplicación del código Braille para la lectura de horas y minutos. Este proyecto ganó el premio Spark Design en 2008, compitiendo con las grandes firmas de diseño como Fuseproject, Smart Design, Essential Design, James Dyson, One and Co, Pentagram e IDEO. La propuesta, además de proporcionar a los usuarios invidentes un producto de alta calidad y diseño, se monta sobre la idea de buscar fondos para su desarrollo y producción con plataformas de búsqueda de recursos a travez de donaciones y  venta de piezas publicitarias. Un modelo de negocio colaborativo. Se puede ver el proyecto en la página de Kickstarter.

Todos estos acercamientos en la creación de nuevos productos que faciliten la vida de las personas y que permitan crear situaciones de inclusión en las actividades cotidianas, tienen en común el trabajo transdisciplinario de diferentes áreas del conocimiento. Diseñadores, ingenieros, especialistas y usuarios necesitan producir líneas de trabajo que finalmente aterricen en propuestas reales, viables, conceptualmente poderosas, pero sencillas de usar e implementar.