eatwell-01

El escritor y curador británico Justin McGuirk, recién nombrado Chief Curator del Design Museum en Londres y director del programa de curaduría y escritura de la Design Academy Eindhoven, escribió en 2012 un texto fruto de la conversación con diseñadores que han estado conectados con el mundo de los instrumentos para comer. McGuirk cita al tipógrafo suizo y recientemente fallecido Adrián Frutiger (1928-2015), quien se refería a los instrumentos para comer como fuentes tipográficas. “Si uno recuerda la forma de la cuchara en el almuerzo, tiene que tener una forma equivocada”, apuntaba Frutiger, quien pensaba que las cucharas, así como la letras eran meros instrumentos, una que servía para sacar la comida del plato y la otra para sacar la información de la página.

Así pues, el diseño de instrumentos y objetos para la mesa (tabletop y tableware), artefactos para comer que forman parte de nuestra cotidianidad, ha sido siempre un gran espacio de desarrollo y también un inmenso territorio de fracasos y desaciertos, especialmente cuando no se consideran aspectos como el combate al estigma. Gran cantidad de proyectos han explorado con mucha sensibilidad el desarrollo de instrumentos para ayudar a las personas con problemas fundamentales para comer. En disciplinas como la Ergonomia estos son temas de mucha atención y el concepto de Diseño Universal ha proporcionado al campo del diseño una plataforma de mayor inclusión. En la academia, vemos por ejemplo el proyecto Transitions del diseñador francés Mickael Boulay, una exploración de herramientas para personas con discapacidad motora. También, el emblemático e icónico pelador de papas Potato Peeler, diseñado por la consultora de diseño Smart Design en la década de los noventa, particularmente orientando a personas con problemas de artritis en las manos y que luego se convertiría en la exitosa línea de productos para cocina OXO Good Grips.

En 2014 la diseñadora de origen taiwanés Sha Yao, ex-alumna del Master de Diseño en la Academy of Art University en la ciudad de San Francisco, ganó el primer premio en el concurso Stanford Design Challenge con el producto Eatwell, un set de utensilios para comer que ayuden a las personas con impedimentos cognitivos como el Alzheimer, pero fundamentalment comer con dignidad. Un proyecto inspirado en su abuela que padecía de esta terrible enfermedad.

Los deterioros cognitivos y sensoriales asociadas con el Alzheimer y otros tipos de demencia a menudo dan lugar a dificultades para comer. Las personas que viven con demencia comúnmente derraman su comida, se dejan confundir por los intrincados patrones de las vajillas y con frecuencia y por frustración comen menos de lo debido.

La propuesta de  Sha Yao cuenta con más de 20 detalles especiales que tienen el propósito de asistir a las personas y mejorar su apetito. Los colores internos y externos de los platos ayudan a los usuarios a identificar fácilmente su comida. La forma de las cucharas tienen buen agarre y una curvatura que coincide con la forma del plato permiten con facilidad recoger su comida. Vaso y taza tienen geometrías particulares en sus bases y utilizan material anti-resbalante. Las partes metálicas serán fabricadas en acero inoxidable y el plástico utilizado es un material BPA Free.

eatwell-01b

En diciembre de 2014 Eatwell terminó exitosamente una campaña de financiación en Idiegogo, lo que ha ayudó en la fabricación de las primeras series y que han servido para aumentar el periodo de tests con usuarios, un aspecto de la investigación inicial y clave para el desarrollo del proyecto.

eatwell-05

El vaso tiene una base robusta anti-vuelco y el vaso una manija que proporciona mejor agarre.

eatwell-02 eatwell-03 eatwell-04

Los ángulos en el plato permiten una mejor recolección de los alimentos.

Los ángulos en el plato permiten una mejor recolección de los alimentos.

eatwell-05a

Un trabajo de investigación de campo que permitió conocer los problemas reales de las personas con estos impedimentos. Si ‘el diseño es para la gente’, será únicamente del contacto con la gente que emergerán las situaciones sensibles y posibles de ser asistidas por el diseño.

eatwell-07

El conjunto tiene colores primarios brillantes. La diseñadora hizo esta elección basada en un estudio de la Universidad de Boston que encontraron que los individuos con deterioro cognitivo consumen 24% más de alimentos y el 84% más líquido cuando estaban en los contenedores de colores brillantes.

eatwell-06

Eatwell incluye una bandeja opcional que puede ser utilizado durante el servicio de alimentos. Perforaciones en el borde de la superficie permiten fijar la servilleta o el mantel y disminuir las manchas en la ropa cuando los alimentos caen.

En la página de Eatwell aparece el producto a punto de ser comercializado, lo que ilustra como un proyecto que nace en espacios académicos se logra insertar en el mercado con el auxilio de los nuevos mecanismos de financiamiento. Al mismo tiempo confirma que los procesos de innovación necesitan del diseño, para garantizar la sensibilidad necesaria que estos objetos tendrán en su diálogo con la gente.

…………………………………………………

Información

Eatwell 
www.eatwellset.com

Sha Design | Yen-Chih (Sha) Yao
www.shadesignstudio.com

Justin McGuirk
Design for knife: can cutlery help people with disabilities?
The Guardian, 2012