Las oportunidades de diseño que se abrieron desde la aparición del Walkman a final de los ochenta, con la llegada y transformación de la música portable, son casi infinitas. Cada vez más, el espacio personal se llena de adminículos que gravitan entre el deseo de la ‘portabilidad’ y el placer de lo remoto. Casi como instrumentos tántricos (H. Valdivieso, 2013) que solicitan accesorios de expansión de su capacidad.

FYLM es una corneta plegable y portátil para dispositivos musicales, diseñada como iniciativa propia por la gente de la oficina de diseño alemana designaffairs, en un espacio que llaman de STUDIO.

Las dimensiones de este producto permiten que sea llevado en bolsos de mano o en pequeños maletines. Se abre como si dobláramos un papel y se asegura con un imán. Se supone que utiliza un altavoz insertado en una película plástica de menos de 0,25 milímetros de espesor, lo que permitiría flexibilidad de forma y aspecto, llegando a ser mucho más ligero y más pequeño que los convencionales de altavoces portátiles.

Rápidamente surgen los comentarios sobre proyectos como este, donde el ejercicio de diseño sin prototipos funcionales que validen los aspectos técnicos del producto, que solamente proponen una posibilidad de escenarios y de respuestas para el uso. Los altavoces necesitan alimentación eléctrica para que puedan funcionar, así que por el momento esta restricción técnica hace inviable el avance del FLYM.

Para esta importante consultora de diseño desarrollar ideas propias, con el ánimo de explorar espacios de intervención del diseño, es una mera calistenia. Pero vemos a diario los portafolios de diseño de diseñadores

…………………………………………………

Información

designaffairs
www.studioblog.designaffairs.com