Diseñado en exclusiva para una importante grupo cervecero español, Granada es una “butaquita” monoblock con un lenguaje formal muy depurado. Un proyecto del estudio de diseño ozestudi en Barcelona.

Conocimos de este proyecto durante algunas conversaciones que hemos sostenido con nuestro buen amigo el diseñador industrial Jose Manuel Mateo, miembro fundador de ozestudi. Aunque el proyecto está aún en fase de estudio y esperando la decisión de lanzamiento por parte del cliente final, Jose Manuel nos habla del proceso para el desarrollo de este trabajo y de otros asuntos del diseño industrial.

Aquí la entrevista:

¿Fue un trabajo por encomienda? 

El proyecto fue un encargo realizado por una agencia de publicidad de Barcelona. Dicha agencia había sido convocada a un concurso cerrado por parte de un cliente suyo; un importante fabricante de cerveza que deseaba tener un nuevo y exclusivo mobiliario de terraza para sus diferentes marcas. Ante falta de capacidad y de experiencia en gestionar proyectos de diseño industrial, la agencia de publicidad compartió el encargo con ozestudi.

¿Cuánto tiempo transcurrió desde los primeros contactos con el cliente hasta llegar a tener lo que presentamos aquí?

El tiempo de realización fue muy limitado. Apenas gestionamos todo el anteproyecto en unas pocas semanas desde la generación del concepto hasta la evaluación de viabilidad técnica, desarrollo y presentaciones.

Como suele suceder en estos casos, las agencias de publicidad trabajan con unos tiempos (timing) muy diferentes (muy ajustados) a los establecidos por el diseño y todo se aceleró para cumplir las fechas que ya estaban previstas por parte del cliente final. No podemos negar que aquí jugó un papel de vital importancia nuestra dilatada experiencia en este tipo de proyectos. Experiencia que nos permitió aportar, en ese tiempo tan reducido, propuestas con un nivel de calidad -tanto conceptual como técnico – de lo más elevado. Seguramente sin esta experiencia hubiera sido imposible asumir el proyecto en los términos y en los tiempos establecidos.

¿Qué viene, hay chance de fabricarla?

Sobre su fabricación te diré que nos encantaría que Granada se fabricase. La verdad es que al cliente le gustan mucho todas las propuestas presentadas y no cabe decir que la fabricación es la finalidad principal de todo diseño industrial. Si bien es cierto que en proyectos de esta envergadura, en los que las inversiones medias aproximadas suelen superar los 150.000 Euros (más costes de producción), las decisiones se toman con mucha prudencia y requieren su tiempo. Sobretodo en el estado actual en el que se encuentran la mayoría de empresas azotadas, en mayor o menor medida, por una crisis durísima.

¿Porqué la selección de esa tipología tan específica? 

El proyecto general del concurso incluía trabajar en tres subcategorías dentro del propio sector de la hostelería, como eran las “terrazas de mercado”, “terrazas modulares” y “terrazas Premium” que se diferencian entre sí básicamente por precio y por marca/categoría de cerveza. La silla Granada es nuestra propuesta para el sector más “bajo” de las diferentes categorías que abordamos en el briefing de proyecto.

Consideramos que el diseño que mejor encajaba en ese perfil precisaba un producto altamente económico. Por esta razón tuvimos siempre muy claro que se necesitaba una solución que no tuviera manipulación alguna y que se basara, en medida de lo posible, en un único proceso industrial. Que pudiera también fabricarse con materiales muy asequibles y que ofreciera una gran versatilidad. Se dibujaba así la inyección de PA (Poliamida) como el planteamiento más coherente para el proyecto.

El resultado es un diseño que aprovecha al máximo las particularidades de su proceso de transformación a nivel estructural y formal. Es un producto realizado en una sola pieza y un solo material (PA). Un producto totalmente sostenible y fácilmente reciclable. Un diseño que además, no solo permite asumir con eficacia la gran producción prevista -en torno a las 50.000 unidades el primer año- sino que además se mantiene en el umbral de precio deseado al respecto de la subcategoría de proyecto.

Granada está totalmente ajustada al sector de destino y posee todas las prestaciones que se requieren cómo una excelente ‘apilabilidad’, un bajo mantenimiento, una gran durabilidad y una gran resistencia entre otras muchas características. Desde un punto de vista ergonómico, estructural y formal no está demás apuntar que, a pesar de todas las limitaciones del proyecto expuestas a través del briefing, creemos que se ha logrado un depurado lenguaje formal que impregna a Granada de una personalidad propia. Un aspecto que se echa de menos en un sector donde la mayoría de productos normalmente son muy similares.

¿Han tenido experiencia con otro tipo de producto que se haya fabricado con un proceso de producción similar?

Si. Tenemos una larga experiencia en el diseño de mobiliario. Especialmente en sillas donde hemos diseñado piezas en todo tipo de materiales para ser fabricadas también con todo tipo de procesos industriales.  Suponemos que en gran parte se delegó el proyecto a ozestudi por la experiencia directa que yo mismo tengo en el sector. Al margen de mis labores en ozestudi también trabajo, desde hace más de 15 años, cómo director de proyectos en Alutec , una importante empresa española fabricante de mobiliario para hostelería que tiene además sede y fabrica en México bajo la marca SitMobel.

Las sillas son uno de los grandes temas en el diseño, de gran visibilidad, ¿Han diseñado otras sillas? ¿Alguna preferencia en el diseño de mobiliario? 

En primer lugar darte toda la razón. Las sillas son uno de los objetos que todo diseñador sueña diseñar. Seguramente esto es así porque habiéndose resuelto tan bien la función práctica de uso a lo largo de todos estos años, la silla se ha convertido finalmente en un objeto cargado de comunicación, poesía y emoción.

Hoy, en el diseño de una silla, no cabe duda de que interviene más la parte comunicativa que cualquier otra. Precisamente por esa misma razón es un producto del que podemos encontrar miles de referencias. Y la gran mayoría son válidas y tienen su mercado. Esta diversidad es posible porque cada propuesta nos ofrece en realidad un nuevo mensaje, una forma de ver el mundo o sencillamente nos explica el estado al que ha llegado una sociedad cultural, intelectual y técnicamente.

Otro aspecto importante que debería tener en cuenta todo diseñador que se enfrenta al reto del diseño de una silla es que el resultado hablará sobre todo de él como profesional. Es decir que “la silla” es un objeto que muestra con total exactitud y precisión el universo, las cualidades y las capacidades de su diseñador, precisamente por este elevado componente comunicativo.

¿Cómo ves la demanda de servicios de diseño en ese campo en España o específicamente en Cataluña?

Lamentablemente, al respecto de la demanda de diseño en España debemos ceñirnos a la realidad actual y decir que el mercado español, por lo menos para uso interno (no así tanto la exportación), está muy parado.  Cataluña, tradicionalmente con más tejido industrial, sortea un poco mejor la crisis pero no podemos negar que la gran mayoría de empresas fabricantes no pasan tampoco por su mejor momento y esto se traslada en una restricción a la hora de pensar en productos nuevos y diseño.  Por desgracia son también cada día más las empresas que, con menos suerte que otras, han tenido que cerrar. Todo un capital de diseño que muere con el cierre de esas marcas y/o empresas. Una pena.

No obstante, aunque no lo justificaré para no extenderme en la respuesta, si puedo decir que soy –personalmente- muy optimista sobre los tiempos futuros. En particular ozestudi tiene actualmente muchos proyectos abiertos y muy buena previsión de futuro con los encargos que tenemos aun que iniciar.

En términos generales considero que el nivel de diseño industrial -tanto en Cataluña como en el resto de España- es muy elevado y seguramente sabremos ir aportando soluciones destinadas a dinamizar el mercado y la economía en el futuro. Si bien es cierto, cómo sucede en otros países, que debemos hacer un esfuerzo mayor al respecto de la divulgación de los valores que el diseño aporta a las empresas porque no me cabe duda de que es una herramienta necesaria y obligada para la economía de un país.

¿Cómo está conformado actualmente ozestudi? 

Durante estos 13 años de historia hemos cambiado en diversas ocasiones, tanto de ubicación como en número de integrantes. Imaginamos que igual que hacemos con el diseño, el éxito de nuestra estrategia es ir adaptándonos a los tiempos y las necesidades para hacer siempre viable el proyecto de estudio. De los 5 integrantes que hemos llegado a ser, en la actualidad ozestudi está formado por Oriol Vidal, diseñador gráfico e ilustrador y por mí. Aunque estamos siempre en contacto con un gran numero de colaboradores y proveedores que multiplican nuestras capacidades. En conjunto, la familia que forma ozestudi es muy numerosa y está compuesta por todos aquellos que, de una forma u otra, hacen realidad los proyectos.

¿Cómo es el proceso de trabajo ozestudi, una oficina dedicada al diseño industrial y al desarrollo de productos?

Trabajamos de forma muy tradicional si nos referimos a cómo diseñamos. El proceso es muy sencillo. Recibimos un encargo y confeccionamos junto al cliente el breifing de proyecto. Este punto es básico y fundamental. En él quedan expuestos todos los condicionantes del proyecto que servirán además para justificar y/o evaluar el nivel de éxito logrado. Creemos siempre en un diseño industrial objetivo ajustado a una demanda concreta.

Posteriormente emprendemos una primera fase de información que nos permite analizar y sintetizar todo tipo de datos que han de generar las primeras propuestas. Una vez confirmadas con el cliente avanzamos hasta definir todas las particularidades del proyecto –siempre en base a los objetivos fijados en el briefing- desde sus acabados, procesos industriales, materiales, costes, logística, packaging y un largo etcétera. Todo este proceso está sometido a una rigurosa metodología de diseño que nos permite garantizar al máximo la viabilidad de todo aquello que planteamos.

Siendo un Estudio de Diseño, ¿han incursionado en la fabricación de objetos propios o están únicamente en el campo de la prestación de servicios de diseño?

Como estudio pensamos que el diseño no es posible si no hay un encargo detrás. Y entendemos que en la mayoría de los casos el “autoencargo” de un diseñador no es objetivo y ni tan siquiera tiene porque ser una necesidad de mercado. Esto es muy peligroso si no se tiene mucha experiencia. Pero sobre todo es peligroso si se toma como alternativa a no tener encargos. En este sentido apostamos por hacer más esfuerzo en buscar estos encargos que en “autogenerarlos”.

Por otra parte los recursos de un diseñador son siempre mucho más reducidos y limitados que los que pueden ofrecer las empresas e industrias por lo que los planteamientos propios siempre estarán condicionados a esta carencia. Toda esta pérdida de objetividad nos pone muy nerviosos a los que creemos en un diseño por encargo, garantista y justificado por lo que no solemos trabajar así. Nos resulta muy difícil proyectar objetos sin un cliente que los necesite. No obstante es solo una posición propia y siempre valoramos positivamente los casos así cuando derivan en éxito. Aunque por desgracia suelen ser la excepción.

En cambio si que solemos ofrecer un amplio abanico de servicios tales como estudios y/o informes que muestran al diseño como una disciplina de gestión más allá de la pura “proyectación”, como podría pensar mucha gente. Creo que en ese sentido el diseño como estrategia de empresa si puede ofrecer mucho más de lo que se presume y es una alternativa a la falta de encargos de diseño propiamente dichos.

…………………………………………………
Información

ozestudi
www.elmundodeoz.com/es