En el marco de su aniversario 50, Lamborghini se asoció con los suizos de BMC para lanzar una bicicleta de carreras. Se trata de una edición especial de la IMPEC, modelo que salió por primera vez al mercado en el 2010 para entusiasmo de ciclistas alrededor del mundo.

La IMPEC (presumiblemente una abreviación de “impecable”) combina en su cuadro dos tecnologías revolucionarias. Por un lado, cada tubo es un tejido de fibras de carbono, hecho en una especie de telar robótico y luego endurecido por medio de la adición de una resina (en contraste con métodos anteriores, que involucran el presionado a mano de láminas de fibra de carbono). Por el otro, las molduras que sirven para articular los elementos del cuadro se han hecho a la medida en dos mitades y fundidas entre ellas y con las otras partes en la fase final de fabricación. El cuadro, como dicen sus creadores, es “hecho a mano por máquinas” con precisión suiza. ¿El resultado? Una bicicleta extremadamente liviana y estable que ayudó al australiano Cadel Evans a ganar el Tour de Francia en el 2011.

El modelo Lamborghini combina el cuadro suizo con partes italianas y unos detalles lujosos, que no podían faltar: el sello del toro engalana el frente y el mismo cuero que forra el interior de los automóviles está presente en el sillín y el manubrio. Sólo se producirán 50 ejemplares de esta bicicleta, a partir de pedidos especiales. El precio al detal es de 25.000 euros.

Ya BMC, con sus bicicletas de competencia de alta gama, se aleja de la idea de la bici como un medio de transporte democrático y económico (los costos de la línea IMPEC oscilan entre los 6.000 y 10.000 euros), pero esta alianza promete convertir a las 50 bicicletas en objetos de exhibición y acumulación, más que de uso. Aunque posible, es muy poco probable que los flamantes dueños de la IMPEC Lamborghini (algunos de ellos quizás más apasionados por los objetos raros y por los autos que por el ciclismo) utilicen las bicicletas regular o siquiera ocasionalmente.

¿Qué va a pasar con estas bicicletas? ¿Se convertirán en imagen pura, en el simulacro de tercer tipo concebido por el teórico Jean Baudrillard (signos completamente desligados de su significante, objetos totalmente desconectados de su valor de uso)? ¿Y qué hay del diseño industrial en este caso? ¿Sigue siendo diseño cuando el objeto fabricado probablemente no se utilizará? ¿No se desliza más bien al campo del arte y, acaso, de la religión? Son preguntas que quedan rebotando mientras las IMPEC Lamborghini se mueven hasta las casas de sus dueños.

Fotos BMC Racing

…………………………………..
Información

IMPEC Lamborghini
www.bmc-racing.com

La noticia del lanzamiento de la bicicleta

Una bicicleta fabricada por Lamborghini en 1979

Más acerca de la historia y la tecnología detrás de la IMPEC
La historia | La visión 

Reseña acerca del lanzamiento de la IMPEC

Referencias

El “Elogio de la bicicleta” del antropólogo Marc Augé