En el texto del artículo “Las 7 Columnas del Diseño“, publicado por Gui Bonsiepe en 1992, aparece una frase que siempre la he tenido muy presente: “El futuro es el espacio principal de la proyectación”. El dominio del diseño es el futuro. Siendo así, la idea del tiempo futuro podría ser visualizada, con base en las pistas que ofrece el pasado y el presente, en un ejercicio de ficción posible.

Esta visualización del futuro estará marcada por el enfoque de quien propone y por la comprensión y lectura de los hechos presentes que la validen. El rango en las posiciones, como se lee en los comentarios de esta imagen, pueden estar entre el activismo desmesurado y la satira.

El grupo alemán del escritorio Designaffairs Studio han diseñado un Inhalador de Oxígeno (conceptual) para un escenario futuro, en el que no hay suficiente oxígeno en el aire para que  los seres humanos podamos sobrevivir. La propuesta incluye el desarrollo de una interfaz para el teléfono celular que permiter leer los niveles de oxigeno presente en el aire y enviar una señal al usuario sobre una posible baja de los valores. Son botellas que utilizan cargas de oxígeno comprimido para casos de emergencias.

Dos cosas nos interesan de este proyecto: la posibilidad de imaginar que tipo de objetos pueden desarrollarse para situaciones críticas y no conocidas; e identificar el ecosistema de medios que permite que la propuesta aproveche de manera eficiente los recursos de productos y sistemas de información que el diseño ya conoce.

Con todo eso nos parece un poco sospechoso que la forma y colores de la propuesta nos muestra un producto que perfectamente puede ser comprado en los anaqueles de los “desodorantes de ambiente” en los pasillos de un supermercado y abandona toda posibilidad de convertirlo en un producto más conectado con la supervivencia, con lo crítico de la vida.

[vía Dezeen – Design Magazine]

…………………………………………………

Información

Designaffairs Studio
www.studioblog.designaffairs.com