Después de ver este video no hay duda que estamos frente a un fenómeno de comunicación de dimensiones planetarias, dificil de no prestarle atención. Este material ha sido muy utilizado para explicar el fenómeno, como fue ayer en la presentación de la nueva Red Social RED CAV, una herramienta  del Colegio de Arquitectos de Venezuela.

Desde que apareció Facebook hemos intentado, dentro de las aulas de clases y como medio posible de propagación de contenidos, entender las posibilidades, dimensiones y naturaleza de este espacio social. La plataforma de esta idea es tan poderosa que los diseñadores, especialmente estudiantes de diseño, las utilizan como consumidores y muy pocos la miran como un espacio de trabajo, desde la mirada de quienes producen cosas. “¿Por qué no se me ocurrió a mí esa idea?” es lo primero que un diseñador debería preguntarse cuando está frente a un concepto de esta dimensión. Y en lugar de simplemente dedicarse a colocar las fotos de sus amigos en las últimas reuniones (que también lo puede hacer) podría estar pensando en las miles de aplicaciones posibles que se pueden crear y ofrecer en esa plataforma.

Como el video lo explica muy bien, aquí se trata de un fenómeno que solamente puede ser atendido por las cifras. Su impacto en todo el planeta y con la velocidad que se disemina convierten a las redes sociales en los modificadores de las conductas de personas, empresas, corporaciones, paises y sociedades enteras. En todos los niveles hay cambios fundamentales. En las formas de comunicarse o en las formas de trabajar, como lo recoje el artículo de la gente de Designaholic, sobre nuevos espacios y diseño especial para lugares de trabajo, basados en los resultados de las experiencias de trabajo con estas redes sociales.

Ambientes en las oficinas de Google en Suiza

Este crecimiento exponencial con las redes sociales y que se abren caminos inexplorados en los medios digitales, es acompañado por una atracción desmedida por formas de comunicación de naturaleza análoga. Probablemente las ciudades y todo el pensamiento sobre los asentamientos humanos y la convivencia con la transversalidad que experimenta la tecnología en las relaciones urbanas, hace que estas dos corrientes se encuentren siempre en expansión y no necesariamente en posiciones encontradas. Me refieron especialmente al arte urbano y a las búsqueda de los diseñadores de experimentar formas analógicas de comunicación. Eso es materia de otro post.