Desde que Henri Cartier-Bresson tomó una LEICA para entrar en los más intrincados espacios de la vida de aquellos años 30, logró inmortalizar la propuesta de Leica de apostar por la mayor calidad posible un equipo versátil. Esa combinación de ligereza y movilidad versus calidad gráfica fue lo que hizo de la Leica el instrumento de trabajo de Cartier-Bresson y viceversa. Su furtividad, rapidez y la sagacidad del fotógrafo francés acuñaron juntos el conocido concepto fotográfico “momento decisivo”.

La LEICA fue la cámara que utilizó por primera vez la película estándar de la industria cinematográfica para sus aparatos de foto fija por allá por 1913. En las cámaras de cine la película corre en forma vertical y la casa Ernst Leitz produjo la óptica necesaria para colocar la película horizontalmente en sus cámaras y así crear el estándar de la fotografía: el formato de 24 x 36mm con una proporción de 2:3. Este pequeño cambió significó la mutación de la fotografía en movimiento, el cine, a la fotografía de 35 mm.

El concepto detrás de esto fue “grandes imágenes de un negativo pequeño”. Lo que muy bien aprovechó Cartier-Bresson para darle una nueva dimensión a la fotografía filtrándose en espacios y momentos donde las cámaras grandes y lentas no podían entrar.

El éxito de esa cámara se celebra ahora, 100 años después con el lanzamiento al mercado de un modelo que mantiene el espíritu de la cámara original, pero con un sensor dedicado a imágenes en blanco y negro.

Se trata del cuerpo M9-M con sensor monocromo de blanco y negro de 24 x 36 mm. A un precio estimado de $ 7.500 esta construida alrededor de un sensor monocromo de 18MP sin filtro de mosaico de color lo que el fabricante garantiza ofrece un mayor grado de detalle y reducción de ruido en ISO muy alto. Este filtro es colocado delante del sensor de las cámaras digitales para traducir la imagen a una matriz de colores verde, azul y rojo lo que va en detrimento de la calidad de la imagen final.

La casa LEICA ofrecerá en esta ocasión la edición limitada Hêrmes de 300 piezas en fino acabado de lujo estuche confeccionado a la medida para el cuerpo y tres lentes a un precio de $ 25.000 y la edición limitada Jean-Louis Dumas por $50.000 ambas con un juego de 3 lentes. Se espera que esté en el mercado en junio de 2012.

Sin duda que este nuevo lanzamiento mantiene el espíritu que originó las primeras cámaras LEICA que en la era digital se puede parafrasear como ¨mucha información en el menor espacio posible¨

……………………………
Información:
Leica Camera AG
www.leica-camera.com