Ilustración para portada de la Cartilla del Alfabeto de la Acción Cultural Popular, 1962. Las 73 imágenes que acompañan la ed. 82 de la revista proyectodiseño hacen parte de la obra del pintor, dibujante y diseñador Sergio Trujillo Magnenat.

Para conmemorar su XVII Aniversario, la Revista colombiana de diseño proyectodiseño invitó a 75 diseñadores y arquitectos iberoamericanos a que escribieran un decálogo en el que consignaran su experiencia sobre lo que habían aprendido a lo largo de su carrera profesional.

Este proyecto editorial estuvo inspirado fundamentalmente en dos documentos. El primero se trata del decálogo de diseño que el reconocido diseñador Milton Glaser presentó en una conferencia de la AIGA en 2002 y que tituló Diez Cosas que he Aprendido (Ten Things I Have Learned). El segundo, el Manifiesto Incompleto para el Crecimiento (Incomplete Manifesto for Growth) escrito en 1998 por el diseñador canadiense Bruce Mau.

Aquí están los 75 nombres de los profesionales que participan en este importante material de referencia:

Agudelo Carolina, [colombia]
Angarita Luis, [colombia, canadá]
Arrieta Pablo, [colombia]
Arroyo Eduardo, [españa]
Barney-Caldas Benjamin, [colombia]
Barragán Hernando, [colombia]
Barroso Eduardo, [brasil]
Beccassino Ángel, [colombia, argentina]
Beltrán Orlando, [colombia]
Bergfeldt Matiz Margarita, [colombia, suecia]
Blanco Ricardo, [argentina]
Botero Andrea, [argentina, finlandia]
Capella Juli, [españa]
Carulla Nuria, [colombia]
Castillo Gonzalo, [chile]
Castro Lorenzo, [colombia]
Chaves, Norberto, [argentina, españa]
Correa Fernando, [colombia]
Correa Lucho, [colombia]
Correa Pastora, [colombia]
Crocco Heloísa, [brasil]
Fischer Carlos Guillermo, [colombia]
García Reyes Diego, [colombia]
Gutiérrez Borrero Alfredo, [colombia]
Gutiérrez Lega Jaime, [colombia]
Hosie Simón, [colombia]
Jaramillo Matías, [colombia]
Joven John, [colombia]
Julier Guy, [reino unido]
Kogan Hugo, [argentina]
Leaño Maria José, [colombia]
Lebendiker Adrián, [argentina]
Lersundy Carlos, [colombia]
Leslabay Marcelo, [argentina, españa]
Londoño Felipe César, [colombia]
Machado José Fernando, [colombia]
Mallol Miquel, [españa]
Mantilla Alberto, [colombia, usa]
Mazzanti Giancarlo, [colombia]
Montaña Jorge, [colombia]
Muñoz Oscar, [colombia]
Naranjo John, [colombia]
Naranjo Pablo, [colombia]
Ojeda Gustavo, [colombia]
Onatra Iván, [colombia]
Peña Oscar, [colombia, holanda, reino unido]
Peralta Carlos, [colombia, reino unido]
Pirateque Luis, [colombia]
Polo Rómulo, [colombia]
Posada Alejandro, [colombia]
Posada Juan José, [colombia]
Posada Julián, [colombia]
Restrepo Jorge, [colombia]
Rico Onzaga Arutza, [colombia]
Roldán Carlos, [colombia]
Saldarriaga Alberto, [colombia]
Salmona Rogelio, [colombia, españa]
Samper Gnecco Germán, [colombia]
Serna M. David, [colombia]
Shakespear Ronald, [argentina]
Sierra Diana, [colombia]
Taborda Felipe, [brasil]
Tejada Arturo, [colombia]
Torres Carlos, [colombia]
Torres Rodrigo, [colombia,italia]
Urbina Polo Ignacio, [venezuela, usa]
Uribe de Bedout Felipe, [colombia]
Vannuchi Giovanni, [brasil]
Vélez Jaime, [colombia, usa]
Vergel Jorge, [colombia]
Villa Fernando, [colombia, usa]
Wiedemann Julius, [brasil, alemania]
Wiesner Diana, [colombia]
Wolff Adriana, [colombia]
Zapata Freddy, [colombia]

Agradecemos la invitación que nos hizo  Iván Cortés, diseñador colombiano y Editor de la Revista proyectodiseño, para participar en esta edición aniversario. Aunque la Revista se encuentra actualmente en circulación compartimos aquí, para quienes no puedan adquirirla, el artículo que escribimos para esta edición N°82. Un texto compuesto por diez puntos que recogen algunas cosas que hemos aprendido en el ejercicio de la profesión y en la cercanía con el diseño. Cinco puntos adicionales a los que ya habíamos escrito hace algún tiempo.

Decálogo 

1. Gente en el centro del diseño
Para la actividad del diseño, la gente es sustancial. Pero, ¿quién es la gente?. El modelo de diseño antropocéntrico que surgió en el campo de las necesidades básicas y en el trabajo profesional se dibujó como usuario, liberando el proyecto de sentimentalismos, desmanes y torpezas de las personas, para atender los asuntos más físicos y probablemente escapar de la eterna discusión sobre las variables de uso y el hecho estético. Con ciclos cada vez más cortos, esta perspectiva volvió a estar orientada al usuario, para inmediatamente redefinir a la gente y decir que diseñamos para conocer de la experiencia, de la interacción de las personas con los objetos, con los espacios. Hoy, el trabajo colectivo conecta todas esas ideas y nuevamente volvemos a pensar en el diseño para la gente.

2. Diseño en el territorio
Las concentraciones humanas poseen un metabolismo muy particular, propio y difuso, que se manifiesta en el fenómeno de la ciudad y, en un concepto todavía más amplio, en el territorio. El diseño actúa como mapa y guía de destinos, al mismo tiempo que, en su crecimiento y evolución, capitaliza la experiencia de esa operación, para producir respuestas cada vez más responsables, adecuadas y sostenibles en el tiempo. La idea del territorio es para el diseño una herramienta fundamental en la comprensión de las escalas. La información en la topografía habitable y habitada propone un conocimiento ineludible que reclama la asertividad de su intervención y de su uso. Las ciudades ya no son más un terreno exclusivo de arquitectos y urbanistas.

3. Conexiones en el diseño
La actividad del hombre, en su enlace inseparable con la historia, crea las nuevas y continuas relaciones en el diseño. El arsenal de lo artificial y el recurso finito pero renovable de lo natural, proponen las repetidas y constantes combinaciones que el diseño utiliza para producir respuestas. La inercia de estos procesos marca la evolución de las propuestas y los modelos, pero será el diseño en sus procesos creativos que configuren los nuevos productos, los resultados expandidos, la innovación. Las conexiones del diseño no son más que relaciones en un modo activo.

4. Estructuras del detalle
La conformación de una práctica profesional más robusta se logra en la elaboración del plan general y del detalle. La forma tiene que lograrse con un manejo solvente de los significados, los procesos, los materiales, los negocios y la tecnología, para encontrarse con las ideas sencillas: las tolerancias, el ajuste, la portabilidad, el objeto. Cada solución tiene que caminar hacia la innovación: de la idea del “más o menos” a la precisión. El diseño, como una manera de conocer y calcular la realidad, tiene que provocar nuevas o revisitadas formas de entender y conocer el mundo. El diseño como método es fundamental en la generación de conocimiento.

5. Comunicar lo visible
Las ideas contenidas en las formas tienen que ser comunicadas, procurando cerrar el paso a la turbulencia que produce el ruido de los objetos inservibles, el desconocimiento de los asuntos o los actos inconscientes de personas y audiencias. Con el reconocimiento de las soluciones inteligentes y de las formas apropiadas en sistemas sencillos, abiertos e invariablemente llenos de complejidad, contaremos las historias que finalmente se transformarán en hechos culturales. El trabajo de los aspectos formales en el diseño ya no puede ser más el blanco de las diatribas agotadas entre la forma y la función o de la retórica del proyecto. Hay que reconciliarse con la forma y aceptar su inseparabilidad con el uso. Tenemos que relatar lo que ocurre cuando los productos son diseñados, fabricados, vendidos, usados y descartados.

6. Todas las cosas flotan
Se trata de la necesidad de entender las partes, los componentes y las piezas como unidades individuales. En el diseño industrial, así como en la arquitectura y en la comunicación visual, las formas han sido y son tratadas como elementos abstractos. Una práctica desarrollada con mucha maestría por László Moholy-Nagy ,en la legendaria escuela del Bauhaus en Alemania. Rowena Reed Kostellow desarrolla sistemáticamente una metodología plasmada en el libro Elements of Design: Rowena Reed Kostellow and the Structure of Visual Relationships (2002), de la escritora norteamericana y especialista en diseño Gail Greet Hannah, en un homenaje a una de las más influyentes docentes del diseño norteamericano. Los ejercicios de abstracción en la forma y las relaciones visuales en los objetos despiertan y entrenan el ojo para la compresión de la tridimensionalidad, pero constituye un reto la aplicación de esos conceptos en productos. Algunos ejemplos sencillos podrían representar este puente entre lo abstracto y lo concreto: los objetos que descansan en el suelo necesitan de un espacio que separe visual y estructuralmente el elemento de la superficie. Las neveras, el mobiliario, los edificios y los artefactos en general tienen que estar separados del piso. Tiene que existir una zona controlada entre la superficie y el objeto.

7. Pago por adelantado
Probablemente, uno de los puntos más sensibles en la práctica del diseño es conocer cuanto cuesta el servicio o el trabajo que realizamos los diseñadores. Aquí surge la eterna discusión sobre las ventajas y/o beneficios del trabajo realizado dentro de la estructura de una empresa (in-house) o en el ejercicio independiente de la profesión: Corporativo vs. Independiente. Los procesos estrictamente administrativos en la actividad del diseño pueden perfectamente caminar en paralelo al desarrollo de los proyectos, al manejo de las ideas o a la gestión del negocio. ¿Si tanto se ha especulado sobre el costo de los procesos creativos, donde se considera innecesaria la efectiva y muy valiosa relación entre el tiempo y el dinero, porque tenemos que pensar en el crédito de esta actividad?. Si un cliente quiere que uno comience a pensar en sus ideas, la perversa expresión de “no hay anticipo” no funciona. Los proyectos son una apuesta al futuro. Así que, quienes hacen parte de esta operación, comparten responsabilidad, recursos y beneficios.

8. ¿Qué es lo que no veo?
Tuve la ingrata oportunidad de estar presente en una sala de emergencia, luego que alguien muy cercano estuvo en un accidente de automóvil. Una llamada telefónica desde una clínica había interrumpido mi actividad cotidiana. Las terribles imágenes de otros accidentes y la especulación sobre su posible estado de salud, mientras atravesaba la ciudad a toda velocidad, no se compararon con la figura desprotegida, malograda e indefensa de esta persona en una camilla, que apenas ingresaba para ser revisada. El médico, con mucha calma pero con diligencia, trataba de conocer de su estado. Yo veía las heridas más visibles, mientras que el Doctor auscultaba en zonas del cuerpo que no parecían tener mayor problema. Con desesperación, pregunté porque no hacían el tratamiento inmediato sobre las heridas que aparecían como obvias. Y fue cuando el galeno inmediatamente me contestó: “esas heridas ya las vi y ya sabemos que hacer. Lo que estoy tratando de encontrar es lo que no puedo ver”. Eso es exactamente lo que debemos hacer cuando se trata de analizar una situación y buscar una oportunidad de diseño. La respuestas más interesantes del proyecto serán aquellas que surjan del hallazgo de las condiciones vitales del funcionamiento, que no necesariamente tienen su manifestación en la superficie del problema.

9. Siempre una idea más grande
Los procesos de diseño, en la práctica profesional y en el ejercicio académico desarrollados en el taller de diseño, ocurren definitivamente de forma diferente: variables, propósitos y limitaciones disímiles en cada proyecto. Pero sin duda aparecen coincidencias que permiten pensar sobre ese acercamiento necesario entre los procesos formativos y la práctica profesional. En las largas conversaciones con mis colegas y amigos, el arquitecto Carlos Calderón y el diseñador gráfico Jaime Cruz, algunos conceptos nacidos de la reflexión en proyectos de aula fueron incorporados de forma totalmente natural en el desarrollo de proyectos para nuestros clientes en la oficina. Así, lo que simplemente podría verse como un punto de interacción entre un usuario y un producto, la idea de una ‘zona sensible’ fue mucho más interesante para la aplicación del diseño. También, todas las salidas y respuestas de diseño a un Briefing, tienen que apuntar a soluciones de mayor aliento, sencillas en su utilización e implantación, pero complejas en las operaciones del negocio. La idea del fortalecimiento de un ecosistema, en lugar de producir piezas aisladas, propone una mirada más amplia de las soluciones posibles.

10. Convertir en fortaleza la amistad
Las primeras ideas sobre la creación de una empresa surgen de la camaradería y el trabajo se vuelca sobre las fantásticas respuestas y reflexiones que surgen de la confianza y del lenguaje compartido. Pero hacer empresa introduce nuevos factores que escapan de la complicidad y de la hermandad, para encontrar las complejidades de los negocios y de la gestión de los proyectos. Esa confianza, necesaria para que los equipos de diseño produzcan resultados potentes e inesperados y al mismo tiempo que se puedan crear ambientes creativos sólidos y eficientes, es definitivamente algo que hay que construir con personas, que no necesariamente con los amigos.

…………………………………………………

Información

Revista Proyecto Diseño
www.proyectod.com

Milto Glaser
En Grafitat. Traducción al español por Félix Beltrán
Diez Cosas que he Aprendido

Agencia Bruce Mau Design
Traducción al español por Mitosis010
Manifiesto Incompleto para el Crecimiento