Destapador de botellas Loop, 2012. Oscar Díaz, Londres

Recientemente publicamos un proyecto del diseñador Oscar Díaz, con oficina en Londres, la pequeña línea de juguetes llamada Tube Toys: juguetes donde el empaque es parte del producto. Este nuevo trabajo de Díaz, quien trabajó con la conocida diseñadora francesa Matali Crasset y fue alumno de Ron Arad en el Royal College of Art, se llama Loop: un destapador de botellas (Bottle Opener) de acero inoxidable, mono-material y con una geometría singular.

Este objeto, de sección transversal en forma de rombo, es totalmente simétrico. Esto hace que la línea del molde desaparezca, que usualmente surge cuando se trata de un proceso de fundición con dos moldes. El mismo Oscar Díaz lo expresó para Dezeen: “como la línea del molde coincide con una de las aristas del objeto, uno casi no la puede ver”.

El destapador de botellas Loop fue diseñado para la marca norteamericana Field, un emprendimiento enfocado en la producción de objetos sencillos y de buena factura. “Somos una marca americana con una perspectiva claramente global. Nuestros productos han sido diseñados en colaboración con un grupo internacional de diseñadores, y fabricado en los EE.UU. por una red de artesanos independientes. El resultado es una colección equilibrada de los objetos reflexivos, hecho con materiales honestos.”

Aquí es interesante conocer como los diseñadores, enfocados en el trabajo de concebir y producir un objeto con pensamiento de diseño, utilizan una otra plataforma de emprendimiento que logra convertir un pequeño gesto de diseño en un verdadero negocio. Una fórmula de emprendimiento compartido.

Otro aspecto intersante es sobre la historia de este pequeño adminículo para abrir las tapas metálicas de las botellas. Un producto que comenzó como una herramienta fundamental en el manejo de recipientes con tapas seguras y que se ha convertido en un verdadero ‘gadget‘. Estos productos están conectados con el uso del sistema que, todavía hoy, muchos fabricantes de bebidas utilizan para el sellado de sus envases.

En 1892 William Painter, un inventor norteamericano de origen irlandés, patentó la conocida tapa de botella con forma de corona: la Crown Cork o Crown Cap. Dos años más tarde, este pequeño invento para sellar botellas fue acompañado de una solución: una pequeña herramienta llamada abrebotellas.

Destapador para la tapa ‘Crown Cork’, 1898. Invento de William Painter

Antes del surgimiento de estos dos inventos, que transformaron completamente toda la cultura en torno al embotellamiento, uso y manejo de contenidos líquidos (cervezas y gaseosas principalmente), el cerramiento de los envases de vidrio se hacía con corcho. Las ‘chapas’, como se les conocen en Venezuela, necesitan de una herramienta muy sencilla que, por medio de una ‘palanca’, logra modificar la forma de esta tapa hasta liberar la tensión que se ejerce en el ‘pico’de la botella donde se forma el sello, el cerramiento.

Podemos imaginar que, desde la primera patente del destapador de botellas hace más de 100 años, el diseño en estos objetos a operado de diferente manera creando un universo de tipologías y formas. A diferencia de la chapa, donde sus modificaciones han sido fundamentalmente en la sustitución del corcho interno por materiales plásticos o en los aspectos de ingeniería en la precisión y ajuste del cerramiento, los abrebotellas son los productos de este sistema, de este matrimonio entre la chapa y el abrebotellas, que forman parte de la vida cotidiana de las personas. Hasta que no sean sustituidas las chapas como sistemas de cierre en botellas de vidrio, no dejaremos de ver estos objetos circulando a nuestro alrededor.

Destapador Diabolix, 1994. Diseñado por Biagio Cisotti para Alessi.

…………………………………………………

Información

Oscar Diaz Studio
www.oscar-diaz.net