En el corazón de los estudios clásicos de diseño encontramos la siguiente idea: “la forma sigue a la función”. Por mucho tiempo este principio permaneció en la academia como una guía conceptual y estratégica que sostenía buena parte de las preguntas hechas a un proyecto. Sin embargo, hoy lejos de descartarla podemos sopesar su fuerza en un lugar distinto al de su aparición en la cultura. No obstante, moviéndola hacia las circunstancias de la vida contemporánea puede surgir de nuevo frente a nosotros no como respuesta sino como oportunidad propicia para confrontar el espacio que ocupa esta disciplina en el siglo XXI.

De esa máxima, proveniente del funcionalismo del siglo XX, podemos sustraer dos preguntas indispensables para sumergirnos en un asunto del presente: ¿cuál es la función de un objeto de diseño en nuestra sociedad supeditada al deseo de consumo? ¿La forma está condicionada al uso que le damos a un objeto o bien la forma es un campo expresivo donde se cruzan todas las voces que hacen del objeto una estrategia de comunicación? Y en el contexto de la muestra que nos ocupa agregaría una tercera: ¿iniciativas como NoMATERIA son, en verdad, proyectos cartográficos —que guardan en sí mismos la bondadosa propuesta de no estar concluidos jamás— donde los límites borrosos del diseño están confrontados a nuevas complejidades?

Ciertamente mi tarea, en esta breve disquisición, no es responder esas preguntas y, justamente, por eso las hago. Ellas aparecen en un contexto que sin duda alguna es propio del diseño de nuestro siglo: el diálogo. Estas preguntas son una invitación, una provocación, una señal de partida no hacia una meta sino hacia un lugar de encuentro en el cual nadie está excluido. NoMATERIA, en este sentido, es la puesta en escena de un intercambio donde todo está por decirse. Es una trama que desde su primera edición convoca al objeto y a lo inmaterial, al proyecto y al producto, a voces de distintas geografías y a múltiples culturas. De ahí la idea de “más divulgación, menos átomos”, porque el ánimo que nos reúne aquí está asociado a valorar al diseño como un habla incesante y no como una lengua universal. ¿Qué quiere decir esto? Justamente que diseñar no es materializar un sistema cerrado. ¿Entonces no hay normas ni métodos? Los hay, pero siempre supeditados a la emergencia de las respuestas del tiempo, del espacio, de la economía y de la cultura entre otros. Diseñar es pensar, repensar, distribuir, dialogar, reciclar, contrastar, provocar, seducir y, en síntesis, adquirir sentido en el intercambio. Por eso, prefiero decir que es un habla que se ha vuelto conocimiento.

Hay todo un territorio conceptual que ha ido emergiendo del lugar donde el axioma “la forma sigue a la función” no alcanzaba a iluminar. En una de esas zonas, que ha abandonado la oscuridad, se encuentra la idea de que un objeto de diseño no está amarrado a una verdad primera, inconmovible o canónica. Su sentido nace de la movilidad que lo hace recorrer, a la vez, todas sus direcciones posibles: las condiciones de su aparición, las complejidades de su distribución y las relaciones infinitas que tiene con sus destinos. El diseño en tanto diálogo abierto, como está propuesto en NoMATERIA, no tiene un itinerario cerrado aunque la estrategia que lo hizo posible lo contemple así. Todo aquello que está presente en este ejercicio de divulgación, una vez que comenzó a circular, desató también una plática: a través del uso, de las formas de exposición, de la publicidad y de la valoración que se llegue a hacer de todo lo expuesto. Seguirá haciéndolo en el lugar donde cumpla una función instrumental o no, y no parará después de haber agotado el tiempo de esa función. Hablará en la memoria y en la desmemoria, en los portafolios, en los archivos, en las nostalgias, en las modas que vuelven y en los incesantes vaivenes de la cultura. Lo hará, asimismo, en todas las respuestas que podamos darle a esas preguntas y en las miradas exploratorias de los que accedan a NoMATERIA en cualquiera de sus formatos.

El dios Hefesto, diseñador industrial del mundo homérico, quizá el primero del cual tengamos noticias en la historia de la humanidad, le dice a Tetis lo siguiente sobre el trabajo que hará para su hijo Aquiles en el taller: “tendrá una armadura tan bella que se maravillará de ella cualquier hombre que la vea”. La coraza “que lucía más que el resplandor del fuego”, el casco “bello y primoroso”, las glebas “de maleable estaño” y el escudo cuya descripción se lleva varias páginas del Canto XVIII de la Ilíada supeditaron su función al deseo de gloria y su forma al campo expresivo del ethos de toda una cultura. La civilización occidental tiene siglos dialogando sobre estos objetos de diseño hechos por el dios. Yo los traigo aquí para abrir otro diálogo, con otros objetos hechos por seres humanos a partir de preguntas que forjo desde nuestro tiempo. Y sin embargo, a pesar de las distancias, no dejo de asociar el campo de batalla donde la fuerza expresiva de las armas de Aquiles justificaban su valor y este espacio de NoMATERIA donde el diálogo nos invita a reunirnos alrededor del diseño desde la idea de “más divulgación, menos átomos”.

…………………………………………………

Texto escrito por el semiólogo en investigador del CIFH-UCAB para la exposición “NoMATERIA más divulgación, menos átomos”. Museo de la Estampa y el Diseño Carlos Cruz-Diez, Caracas noviembre 2012.

Humberto Valdivieso (Venezuela)
Licenciado en Letras de la Universidad Central de Venezuela. Magister en Comunicación Social del ININCO-UCV. Profesor de la Escuela de Comunicación Social de la Universidad Católica Andrés Bello (Semiótica y Teorías de la Imagen), de la Maestría en Comunicación Social del ININCO-UCV (Teorías de la Comunicación) y de la Especialización en Publicidad de la UCAB (Percepción e imagen). Forma parte del equipo de investigadores del Centro de Investigación y Formación Humanística de la Universidad Católica Andrés Bello en las líneas de investigación Cultura juvenil y Comunicación y Discursos estéticos contemporáneos. Investigador asociado al ININCO UCV. Curador.
Formó parte del Jurado Internacional conformado para la selección de los trabajos en la 2da. edición de NoMATERIA.