Siempre ha sido un gran tema para los diseñadores industriales proyectar objetos o espacios que puedan colapsar, plegar. Que permitan transformar su configuración final de uso en algo más compacto. Sobre este tema ya habíamos escrio aquí sobre el libro Collapsible: the Genius of Space-Saving Design, donde hay infinidad de ejemplos sobre la materia.

Aquí hay tres ejemplos diferentes de mobiliario sobre esta posibilidad de la transformación tridimensional, la geometría variable, que responden a necesidades y contextos diferentes.

El primero se trata del proyecto Casulo: un apartamento entero dentro de una caja. Un contenedeodr  de 120 x 90 x 80 centímetros donde cabe todo el mobiliario de una habitación: un armario, una mesa, una cajonera, tres bancos, una estantería de seis baldas y una cama.

El concepto de mobiliario Casulo se creó en junio 2007 en la Köln International School of Design. Se desarrolló a partir del trabajo de fin de carrera de Marcel Krings y Sebastian Mühlhäuser. El trabajo se realizó bajo la supervisión del profesor Wolfgang Laubersheimer y Michael Eichhorn y en  noviembre 2007 ganó el premio “Abraham & David Roentgen Award

Paramount. Una oficina portátil

Paramount. La oficina plegable y móvil

El otro producto es Paramount, una caja que contiene una estación de trabajo. Un mueble que luego de ser abierto se encuentran integrados el asiento, la superficie de trabajo, estatanterías e instalaciones de electricidad para energía e ilumincación. Esta oficina móvil se apega a los conceptos de movilidad y flexibilidad, necesarios para atender a un amplio espectro de gustos, espacios y modos de vida. Una maleta que contiene una oficina casera.

Carrito urbano de venta de comida rápida. Diseño: Ignacio Urbina

Por último, un proyecto que desarrollamos en 2007 para una Alcaldía en la ciudad de Caracas que buscaba ordenar la venta de comida rápida en la calle. El Carrito de perros calientes es una pieza de mobiliario urbano móvil y modular que atiende las necesidades surgidas de la actividad de venta de comida rápida y el balance con espacios publicitarios que permitan su autogestión.

En este producto, como en una caja de fósforos, la pieza central que comporta la superficie para los espacios publicitarios se desliza verticalmente hacia arriba para descubrir el área de trabajo y faena de preparación y venta de alimentos y hacia abajo para cerrar todo el contenedor durante las horas nocturnas.