Las industrias creativas son una piedra angular de la economía europea. Una estrategia para la identificación de actividades de naturaleza similar, que ha funcionado en el crecimiento de la economía europea. La actividad del diseño ha sido identificado,  al menos en Europa, como parte de las llamadas Creative y cultural industries (CCIs). Un estudio reciente de la Comunidad Europea muestra que las CCIs son también los espacios para las empresas pioneras en la innovación electrónica y digital. Nichos para el desarrollo de alta tecnología de garaje.

Por otro lado, la electrónica permitió el fantástico proceso de minuaturización de los productos en la década de los ochenta. Hoy en día, con la consolidación de una acelerada y transformadora cultura digital, nuevos y exitosos modelos de negocio aparecen en la escena internacional. La gente de littleBits, con sus módulos electrónicos en la ciudad de Nueva York, levantan la bandera de la ‘democratización de la electrónica’. A su vez, proyectos como el computador para niños Kano, desarrollado en Inglaterra, capitalizan los discursos del DIY (hágalo usted mismo) y la alta tecnología al alcance de todos.

El Museo de Arte Contemporáneo MoMA organizó en 2014 una exposición llamada Humble Masterpieces (Pequeñas Obras Maestras), donde se reunían singulares objetos como los módulos de littleBits y el instrumento musical Ototo. Según la curadora del Museo: “objetos que reflejan el rol profundo y central de la tecnología y el diseño de interfaces en la educación, la producción y nuestra vida cotidiana”.

Ototo es un kit digital que le permite a cualquiera persona crear su propio instrumento musical electrónico, de forma rápida y fácil. Con este dispositivo se pueden hacer objetos usándolo como un material o crear pequeños sistemas, si se emplea como herramienta de ‘prototipaje’.

Ototo es un artefacto del diseñador de sonidos y artista japonés residenciado en Londres Yuri Suzuki y desarrollado en conjunto con Mark McKeague, Naomi Eliott y Joseph Pleass.

“A su manera, objetos que permiten a las audiencias de artistas, diseñadores, entusiastas, profesionales, niños y aficionados a comprometerse con los procesos y con los productos finales, que suelen ser del dominio exclusivo de los ingenieros electrónicos”, Paola Antonelli, MoMA.

Con el uso de pinzas de cocodrilo se puede conectar en materiales que sirven de conductores y que servirán de ‘gatillos’ para los sonidos. El kit incluye 4 módulos principales, donde aparecen sensores, reguladores de energía, interruptores, etc.

Yuri Suzuki, profesor del departamento de diseño de productos de Royal College of Art RCA en Londres,  explora las posibilidades de lo digital en productos interactivos de fácil acceso para personas con pocos conocimientos de electrónica y manejo de código, donde el sonido y la música son parte esencial de las experiencias con los objetos. Vale la pena revisar los ejercicios que Suzuki utiliza en sus talleres de diseño.

…………………………………………………

Información

Yuri Suzuki
www.yurisuzuki.com