hangers_01

En Incremental vs. radical: What’s the future of product innovation?, Peter Fullagar comenta que los diseñadores tienen dos formas de hacer innovación: una donde se toma una tecnología y se hacen aportes y mejoras sobre productos cotidianos (incremental) y otra donde se hace una revisión completa del concepto y el propósito del artefacto (radical). La línea que divide estas dos maneras de hacer innovación es muy difícil definir cuando el producto es pequeño, de una sola pieza y mono material. Los incrementos y modificaciones mínimos en la forma de algunos productos representan al mismo tiempo un cambio radical en el concepto.

Un buen ejemplo de esta relación entre diseño e innovación la vemos el anillo porta llaves Free-Key de los diseñadores suecos Eric von Schoultz y Joakim Norin, donde una sutil modificación en la forma del anillo mejora fundamentalmente el uso del objeto. Lo mismo ocurre en productos tan cotidianos como las perchas o ganchos para colgar ropa (hangers), donde la clásica forma triangular de un invento del siglo XIX, persiste en casi todas las soluciones que vemos hoy en día. Aunque hay una disputa sobre este invento, se cree que el primer prototipo del tradicional gancho de ropa de alambre fue hecho por el Sr. Albert J.Parkhouse, un empleado de la empresa Timberlake Wire & Novelty Company en Michigan, quien registró la patente en 1903. Cientos de soluciones aparecen en el diseño de estas conocidas piezas, donde se experimentan materiales, formas y procesos de producción. Al mismo tiempo, gran número de empresas en todo el mundo se especializan en la manufactura y comercialización de estos productos.

El gancho de ropa de la firma Higher Hangers, un emprendimiento fundado por Drew Cleaver en la ciudad de Denver, es una innovación radical en un proceso de desarrollo y revisión que comenzó en 2008. La idea de estos “colgadores más altos” surgió en los dormitorios de la universidad. La construcción de un simple modelo funcional, cortando una percha del armario para proporcionar más espacio vertical en el clóset.

El modelo Higher Hangers 1.0 fue parte en 2016 de una exitosa campaña de fondeado en la plataforma Kickstarter donde se recogieron $40.000. Un primer producto de la firma fabricado en HDF (High Density Fibreboard).

hangers_02

La versión 2.0 de los Higher Hangers se encuentra en este momento en otra campaña de búsqueda de fondos en Kickstarter, para producir de forma masiva el mismo concepto en plástico inyectado.

hangers_05

Esta pequeñísima modificación en la forma del cuello de los Higher Hangers, casi 10 cms. (4 pulgadas) más por encima de la línea de los hombros que en los ganchos convencionales, produce una sustancial ganancia de espacio en armarios y clósets. Esto por supuesto tiene un impacto de mayor escala en la batalla por el espacio dentro de las viviendas en los centros urbanos.

hangers_08

hangers_06

Ver el Diseño

Los objetos que habitan en el paisaje cotidiano han sido y seguirán siendo uno de los focos más importante para el diseño industrial. Parece haber un consenso respecto a que en este campo los esfuerzos deberían estar orientados a diseñar productos que brinden a las personas una mejor calidad de vida y faciliten las actividades diarias de las personas en esa tensión entre la eficiencia y la belleza de los objetos.

Pero estos objetos han sido visitados de igual modo desde el arte. Poco después de La Fuente (Fountain), la icónica y controversial pieza ready-made de Marcel Duchamp,  otros objetos cotidianos han sido utilizados por artistas, en una operación de cambio de contexto. En 1920, el artista dadaísta Man Ray realizó la escultura colgada Obstruction con 63 ganchos de ropa de madera. También se conoce la colección de Harris Diamant, un profesor de escuela y coleccionista de arte popular, de la que se hizo en 1991 la exhibición Out of the Closet: American Hangers, una muestra con 170 perchas, en la Ricco-Maresca Gallery de Nueva York.

Las exposiciones de colecciones de objetos, desde el arte o desde el diseño, son siempre una posibilidad de ver los artefactos fuera de su ambiente de uso. Durante la celebración del Tokio Design Week 2012, fueron presentados en la tienda Cibone Aoyama Store más de 150 ganchos de ropa en la exhibición Hangers Addict, una muestra curada por el consultor de diseño francés el Daniel Rozensztroch, en colaboración con la tienda de souvenirs Merci de París. La puesta en escena de esta singular selección estuvo basada en el libro Cintres Hangers, escrito por Rozensztroch y publicado en 2002.

hangers_07

Exposición Hangers Addict, 2012. [imagen ©designboom]

…………………………………………………

Información

Higher Hangers
www.higherhangers.com

Recomendaciones

H. Petroski. The Evolution of Useful Things. New York: Vintage Books, 1994.

S. Giedion. Mechanization Takes Command. New York: Oxford University Press, 1948.