Hub, 2015. Diego Alor Reyes y Alexander Brucilovsky Sacal. [imagen: Fondeadora]

Hub, 2015. Diego Alor Reyes y Alexander Brucilovsky Sacal. [imagen: Fondeadora]

Cuando vemos una película o cuando nos deparamos con un nuevo producto o un objeto  innovador, la mirada de un diseñador debería estar del lado de quien lo produce: ¿cómo hicieron eso?, ¿por qué esa idea no se me ocurrió a mi?. Las tecnologías de fabricación digital, especialmente el fenómeno de la impresión 3D (3D Printing), ha tomado los espacios en el desarrollo de nuevas maneras de hacer diseño. Para los diseñadores, estas nuevas plataformas representan un espacio para la innovación y el desarrollo de productos. Un territorio donde la naturaleza de los medios producción se confunde la de los mismos artefactos. Un buen momento para que aquellas discusiones divergentes que producían ruido algunas décadas atrás entre el diseño dirigido a bienes de consumo o a bienes de producción, puedan arribar ahora a soluciones concretas. Diseñar las máquinas que hacen los objetos es ahora más que nunca un espacio para los diseñadores.

En este contexto surge el proyecto 3Dx100, una iniciativa de empoderamiento tecnológico con impacto social, donde alumnos del octavo semestre de la Licenciatura de Diseño Industrial en CENTRO de Diseño, Cine y Televisión, liderados por la diseñadora industrial venezolana la profesora Ashby Solano, en colaboración con la empresa Ideas Disruptivas, de la mano de Lino Romero, desarrollaron un proyecto de impresión 3D y fabricación digital dirigido al sector educativo.

“La impresión 3D es una tecnología de fabricación aditiva que genera objetos tridimensionales por medio de la superposición de capas de material y es utilizada comúnmente en diferentes campos de la industria y el diseño. Sin embargo, tiene un gran potencial como herramienta educativa”.

El resultado del taller fueron estas 10 impresoras diseñadas en equipos de dos diseñadores, cada una con una estrategia de diseño totalmente diferente.

10 impresoras 3D fue el resultado de esta experiencia académica en CENTRO.

10 impresoras 3D fue el resultado de esta experiencia académica en CENTRO.

“El objetivo principal del proyecto 3Dx100 es poner en manos de los futuros creadores mexicanos, la tecnología, las herramientas y la visión para alcanzar a mediano plazo, el propósito de ser una potencia en la generación de alto valor creativo en la realización de objetos a partir de la impresión 3D, y familiarizarlos con las aplicaciones y potencial de este nuevo tipo de herramientas constructivas que se usan cada día más en el mercado global. Adicionalmente, entre los beneficios que implica el uso de esta tecnología se encuentra que ésta ofrece una oportunidad para que los maestros y las instituciones puedan explorar formas creativas e innovadoras de enseñanza de materias del campo de la ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, que estimulen el interés de los alumnos y enriquezcan su proceso de aprendizaje. Uno de los aspectos más significativos de la impresión 3D es que permite a los alumnos una exploración más auténtica con objetos que no están disponibles con facilidad para dichas escuelas, por ejemplo, estudiar insectos o animales, réplicas de fósiles o artefactos que se encuentran en museos, etc”.

Niños de cien escuelas primarias públicas en comunidades de escasos recursos en México recibirán impresoras 3D. Una de las 10 impresoras 3D desarrolladas en el curso, que cumplía con todos los requisitos del proyecto, fue seleccionada para producir 100 ejemplares. Esta impresora está siendo fondeada a través de la plataforma de financiación masiva Fondeadora y serán repartidos en varias escuelas públicas de nivel básico del país. La propuesta seleccionada se llama HUB, diseñada por Diego Alor Reyes y Alexander Brucilovsky Sacal. Una máquina fabricada con lámina de acero doblada y un fuerte color amarillo que roba los códigos visuales de las maquinarias de construcción que trasmiten un carácter de robustez y durabilidad.

Para la fase de implementación la empresa Ideas Disruptivas llevará a cabo una estrategia de alto impacto que implica la alianza estratégica entre las escuelas y la comunidad Maker cercana a ellas. Esto es solo el comienzo de un proyecto de largo y perdurable alcance que busca impactar de manera positiva la educación en el país. Comunidades jóvenes con acceso a este tipo de dispositivos y tecnologías abren un mundo de posibilidades de desarrollo e ideas, y contribuyen con el crecimiento de la economía creativa.

La propuesta requiere de 150 mil pesos ($9.060) y faltan 22 días para alcanzar la cifra total, hasta la fecha de cierre de esta publicación.

Modelo del proyecto.

Modelo de gestión del proyecto.

Una poderosa experiencia que explora nuevos enfoques en un área en plena expansión y definición, al mismo tiempo que ensaya una sencilla pero exitosa modalidad que permite conectar los centros de enseñanza del diseño con la gente y con los sectores productivos.
…………………………………………………

Información

CENTRO de Diseño, Cine y Televisión
www.centro.edu.mx

Fondeadora | 3DX100: Revolucionar la Educación con impresión 3D
www.fondeadora.mx