Todos sabemos que las piezas de mobiliario, especialmente las sillas, son productos que gozan de altísima visibilidad, probablemente por su cercanía con las personas en ambientes cotidianos. Podríamos escribir muchas páginas sobre este artefacto, uno de los pocos objetos de uso diario del que se demanda un particular y poderoso argumento estético, un continuo reclamo de la forma. Al mismo tiempo que necesita comportar una estructura capaz de mantener el peso en movimiento de una persona, sin perder la clase. Hacer proyectos de sillas y fabricarlas será siempre un buen ejercicio del diseño industrial.

La Silla Al-ma es un proyecto de asientos de uso exterior fabricados en aluminio fundido 100% reciclado, un material que tiene una larga vida útil por su alta resistencia a la corrosión. Se trata de una línea que actualmente está en campaña de levantamiento de recursos financieros en una plataforma de crowdfunding. Al-ma, un nombre espiritual que usa el símbolo químico del aluminio AL, es un proyecto desarrollado por el equipo del diseñador mexicano Ariel Rojo, para quien el diseño tiene un rol mucho más allá de la producción de una simple forma.

La Silla AL-ma se compone de tres partes: laterales, asiento y respaldo.

“En realidad comenzamos a trabajar en esta silla 2 meses atrás, sin embargo al momento de mostrarla en la web, comenzaron a llamarnos de diferentes lugares. Personas interesadas en comprarla o publicarla. Paralelamente, comenzamos a hacer el trámite con la plataforma de ‘fondeo’ Ideame, que nos aporta un 50% de lo solicitado, en el caso de recaudarse el 100%. Al ver el interés de todas las personas, decidimos comenzar la producción del primer prototipo”, nos comentó Ariel, a quien conocimos hace algún tiempo aquí en la ciudad de NY.

La selección del material es clave para visualizar el tipo de conexiones que mueven un proyecto así. Ariel nos cuenta que en 2010 consolidaron una excelente relación de trabajo con la empresa que fabricó los muebles conmemorativos del Monumento a la Revolución, un proyecto de su oficina. “Esta experiencia fue muy agradable y nos quedamos con la inquietud de desarrollar una línea nueva, a la que  hoy nombramos Al-ma“. Y termina diciendo: “estos muebles se fabricaron en aluminio 100% reciclado, principalmente a partir de perfiles y latas. El aluminio es un material muy resistente a la intemperie y ligero, lo que permite que el envío no se tan costoso”.

El material permite hacer acabados en colores con pintura electrostática.

Nos interesa conocer sobre la participación de los diseñadores en iniciativas que estén mirando proyectos con mayor alcance, con mayor aliento, con una mirada del aspecto Social del diseño. Ariel Rojo tiene un buen argumento: “en el siglo XVI los franciscanos enseñaban artes y oficios a las diferentes comunidades del país, para que éstas pudieran generar productos y cierta economía”. Para él, que tiene una buena experiencia en el diseño de mobiliario urbano, “los diseñadores además de trabajar con empresas grandes, también pueden aportar mucho a la sociedad a través del diseño y el re planteamiento del quehacer en diferentes comunidades del país”.

La Silla AL-ma permite extender la dimensión del asiento y convertirla en un banco

En la Silla AL-ma hay una idea para la reactivación de algunos sectores de la pequeña industria. En su lanzamiento se habla de hacerlo “en manos mexicanas”. Como sabemos que muchas iniciativas que provienen de los diseñadores, o de la academia, no cuentan con el apoyo o simplemente no se conocen en el sector industrial, le preguntamos si había alguna empresa comprometida con el mismo objetivo de reactivar la industria en México. “Curiosamente en mi última junta, con la empresa que está fabricando los muebles, me comentaron que son parte de la directiva de una cámara de artesanos del estado de Guanajuato. Me propusieron hacer un proyecto para reactivar ciertos oficios de la zona a través del diseño y estrategias de comercialización”.

Los detalle de la Silla AL-ma. Rojo aprovecha el proceso de fundición para diseñar partes nervadas.

Aunque es prematuro conocer la experiencia de Ariel Rojo con el uso de la plataforma Ideame para la búsqueda de fondos, quisimos saber que piensa de este formato para el emprendimiento. “Mi experiencia ha sido muy buena. Esta es la primera vez que ‘fondeamos’ un proyecto de nuestra oficina. El ‘fondeo’ tiene muchas ventajas: la primera es que no estás solo y no tienes que invertir todo con tu dinero; la segunda es que por ser un proyecto de reciclaje Ideame, a través de la Transformadora Ciel (una plataforma de financiamiento colectivo para proyectos sustentables) nos da el 50% de lo que solicitemos, si lo recaudamos. Y lo más importante: generar una cultura de ‘fondeo’ en un país como el nuestro es trascendental”, nos comenta Ariel.

Otras variaciones que surgen de la Silla AL-ma.

Transformación es un buen término para describir lo que puede hacer el diseño en la sociedad. Lo pueden ver en el texto para la campaña de ‘fondeo’ de la firma de Ariel Rojo:  “La transformación juega un papel importante en el espíritu del proyecto, desde luego por el hecho de que la silla este compuesta de aluminio 100% reciclado, pero el verdadero espíritu del proyecto es la activación de empresas y generación de empleos para lograr un impacto social en nuestro país”.

Trabajan en este proyecto: Jessica Mendoza, Carsten Lemme y Rodrigo Guadarrama.
…………………………………………………

Información

Ariel Rojo
www.arielrojo.com

Campaña en Ideame
www.idea.me