Etan Patz, un niño de 6 años desaparecido el 25 de mayo de 1979 en la NY, probablemente el caso más conocido por el público americano sobre la desapación de niños.

Me topé hace unos días con esta imagen: “Lost Child”. Constantemente recibo cadenas en el correo electrónico sobre niños desaparecidos, a los cuales no les presto atención porque inmediatamente pienso que se trata de un fraude. Pero esta semana un mail sobre una niña desaparecida llegó a mi buzón proveniente de un gran amigo. Que terrible que esto ocurra.

Estuve revisando algunos proyectos en áreas sensibles, como el problema de la desaparición de niños, y donde el diseño de producto podría tener alguna participación. Algunos productos que han sido desarrollados para minimizar este problema, casi todos montados sobre tecnologías digitales y de comunicación. Se conocen de rastreadores instalados en teléfonos celulares como el i-Kids e incluso de implantes biológicos de localización como el Digital Angel.

También encontré algunos trabajos de grado de la escuela de diseño Parson The New School for Design, en la ciudad de New York, publicados el año pasado en la Red de Diseño Social Design 21: Social Design Network y donde uno de ellos aborda el tema en una de sus aristas.

“Cerca de 800.000 niños son reportados como perdidos cada año” es el principal argumento del estudiante de diseño koreano Shinwoo Her, para desarrollar Tracker, un sistema que utiliza tecnología GPS y BlueTooth para conectar una familia de dispositivos que permiten conectar padres e hijos entre ellos y con las autoridades.

Sistema Tracker

Presentación del proyecto: justificación, objetivos, esquemas de funcionamiento, partes del producto, etc.

En 2008, la pequeña empresa de investigación y desarrollo con base en Portugal, Smart Target, desarrolló un sistema para ayudar con la seguridad de los niños, proporcionando a los padres una “cerca virtual”. El sistema Kiddo Kidkeeper consiste en un transmisor que se conecta con el niño y un receptor que es transportado por el adulto. Igual que en Tracker, el adulto establece la distancia máxima a la que un niño puede moverse.

Kiddo Kidkeeper, Sistema de Alarma de Proximidad.

Probablemente, frente a esta cruel y espantosa realidad, estos objetos sean vistos como simples gadgets. Pero es en estas áreas, donde los esfuerzos más importantes están concentrados en la concientización de la sociedad, que hay que buscar espacios para convertir las nuevas tecnologías en soluciones posibles. En el desarrollo de productos y en el diseño industrial hay herramientas para la transformación de los avances tecnológicos en respuestas para el manejo y uso de dispositivos que puedan mejorar la vida de las personas. El diseño es un buen camino para el desarrollo de la interfaz entre la gente y la tecnología.