1.319.600.000 es un número racional para las ciencias matemáticas, pero irracional para las humanas. Si pensamos que éste es el número aproximado de tapas de envases plásticos que la gente “donó” al Hospital Garrahan (hospital público de niños en la Ciudad de Buenos Aires, Argentina). Cerca de 3.330 toneladas de plástico para hacer un número más pequeño y comprensible.

Desde el 2006 a ésta parte, la campaña ha venido creciendo en todos los sentidos. No solo en cantidad de gente que participa, sino en las metas que el programa alcanza.

En los inicios, solo se apuntaba a la recolección y donación por parte de la gente, en los puntos ofrecidos para la posterior venta a plantas de reciclado por parte del hospital. La gente fue muy receptiva y comenzó a juntar ya  alcanzar hasta los comercios que juntaban las tapas en grandes recipientes.

Cuando algo escapa de las dimensiones previstas, no siempre se acciona de la mejor manera. Por suerte este no fue el caso y la organización de las tapas empezó a ser más específica (por colores), ayudando a saltar un paso importante para el proceso de reciclado, en la clasificación.

La recolección nunca paró y hoy es común ver gente en la calle recolectando tapas, desde cestas públicas para llevárselas a su casa y luego al punto de recolección más cercano. Desde el inicio, como describí anteriormente, el proyecto fue creciendo sobre la misma dirección hasta el presente año donde la Fundación se dio cuenta que la recolección/venta no era el final del ciclo hacia su meta de conseguir fondos para el Hospital. El ciclo del reciclado de plásticos termina con algo importante que hasta hace poco tiempo parecía que solo veían los empresarios privados: el bajo costo de materia prima para la producción de productos con valor agregado.

A comienzos del 2013 los ejecutores de la campaña llegaron hasta un gran punto, lo que dio origen a este Post. La Fundación presento los Eco-kits: una serie de productos realizados con el plástico reciclado formando un circuito de reciclado y solidaridad que sorprende, no solo ayudando al hospital sino que también al medio ambiente mediante el ahorro de productos derivados del petróleo.

Lo remarcable es que el programa concientiza haciendo participar a los recolectores que más adelante serán usuarios de productos. Además genera puestos de trabajo al movilizar la industria local. Por el momento los productos se venden solo en una cadena de supermercados que ayudo en la producción, pero con el tiempo seguramente se venderán en otros comercios.

Siendo exigente y tratando de encontrar mejoras (cosas que incumben en un diseñador) se podría pensar en producto de diseños exclusivos, no en productos con matricería ya existente, con el fin de generar más puestos de trabajos directos e indirectos.

…………………………………………………

Información

Garrahan
www.garrahan.gov.ar

Campaña donación de tapas plásticas
www.donatustapitas.com.ar