Detalle de la construcción de los bancos en The High Line

En una corta visita a la ciudad de New York pudimos visitar y recorrer una fantástica intervención urbana, hecha sobre los viejas rieles del tren, en la zona oeste de esa ciudad. The High Line es una estructura ferroviaria elevada de 2,4 kilómetros de largo en el lado oeste de Manhattan, construida en la década de 1930 como parte de una de las más grandes inversiones en infraestructura de transporte de New York: el Proyecto de Mejoramiento de West Side. Hace más de 20 años que  no funcionan trenes en esos rieles.

En 1999 se creó en esa zona de la ciudad una organización sin fines de lucro llamada, Amigos del High Line. Desde ese espacio de participación colectiva y se convocó a un concurso de ideas en 2003: Designing The High Line. 720 propuestas fueron recibidas de 36 países.

El equipo de diseño e implementación de la propuesta sobre The High Line es un trabajo liderado por la firma de arquitectura, paisajismo y diseño urbano James Corner Field Operations y la firma de arquitectura Diller Scofidio + Renfro. Con la participación de diseñadores de otras áreas, como el sistema de señalización desarrollado por Pentagram Inc.

Se trata de un paseo público, una caminería suspendida sobre la ciudad. En muchas ciudades del mundo hay líneas de tren que actualmente funcionan, como en Chicago, entre los edificios, elevadas.

Caminería suspendida

The High Line es una intervención urbana honesta. Esto es, una propuesta que no pretende ser un espectáculo más de la ciudad, más allá de lo importante de un lugar público muy bien diseñado, con un alto nivel de acabados.

En el recorrido se crea un espacio de observación ligeramente bajo nivel, para la

El tratamiento de gran parte de la superficie está hecha con una ‘película’ de madera ligeramente elevada, que va recorriendo cada centímetro de los rieles. Esta superficie va creando cada una de las funciones y prestaciones del mobiliario urbano del paseo.

Los bancos del paseo surgen del piso

Solución de banco con respaldo y apoya brazos

Las propuestas del drenaje incluyen también el uso del agua como lugar de refrescamiento térmico

Las superficies de diferentes materiales y texturas acompañan el acabado de madera.

Combinación de materiales de superficie

La intervención está respaldada por un proyecto de imagen y señalización sencillo y muy claro. Una propuesta visual que convierte The High Line en una marca de la ciudad.

Mapas de ubicación

Igualmente, se crean situaciones para el disfrute de la ciudad, necesarias en los espacios públicos.

Sillas de extensión con ruedas que descansan sobre los durmientes sin uso de las línes del tren

En uno de los extremos del paseo fue construido el Standard Hotel NYC, una construcción que literalmente ‘muerde’ la caminería y crea un espacio absolutamente urbano.

Standard Hotel NYC

The High Line fue inspirado en el Promenade Plantée en Paris, un espacio público también realizado sobre línes de tren en desuso.