Se calcula que 768 millones de personas en todo el mundo no tienen acceso al agua potable y los índices de mortalidad infantil por enfermedades relacionadas con la falta de agua son alarmantes. Así que aplaudimos y celebramos todos los esfuerzos que apunten en soluciones posibles para llevar agua a la gente, especialmente aquella que más la necesite. Las ideas para resolver este gran problema han surgido desde muchas disciplinas, pero las respuestas están en la intersección de las diferentes áreas del conocimiento y la tecnología, con la historia, naturaleza y dinámica de los lugares, de las comunidades, de la gente.

El diseñador italiano Arturo Vittori y el arquitecto suizo Andreas Vogler creen que la solución a esta catástrofe no se encuentra en la alta tecnología y se imagina grandes objetos esculturales en medio de las aldeas. Así surge la torre WarkaWater, una propuesta para recoger agua potable en Etiopía y otras partes de África. En un viaje a una remota aldea en el noreste de Etiopía, donde la recolección de agua es a menudo un increíble proceso lento y peligroso, Vittori propone una solución sencilla y posible. Un maravilloso artefacto que se aprovecha de la condensación y ofrece un método más fiable, eficiente y sostenible de la captación de agua para las comunidades.

Las torres de agua de Vittori miden 10 mts. de altura (un pequeño edificio de cuatro pisos) y pueden recoger más de 25 litros de agua potable al día, únicamente recogiendo el vapor de agua atmosférico. El funcionamiento de las torres WarkaWater es muy sencillo.

Cada torre se compone de dos secciones: 1.exoesqueleto, estructura semirrígida exterior construida tallos de junco o de bambú amarrados, 2. malla plástica interna, como las que se utilizan en bolsas de naranjas. Las fibras de nylon y polipropileno actúan como un andamio para la condensación y las gotas de rocío bajan por la malla hasta un recipiente en la base de la estructura .

Diferentes tramas capturan el agua por condensación.

La carga de agua en muchas de las comunidades en África es un trabajo de las mujeres matriarcas de la familia y el viaje a la fuente de agua más cercana puede tardar horas, si no días. Este proyecto, con su nombre inspirado en un gran árbol típico de la región norte de Etiopía llamado Warka, fue presentado por primera vez en la 13th Venice Architecture Biennale in 2012.

Cada torre de agua cuesta $550, comparado con una bomba de succión que cuesta cerca de $14,000. Vittori dice que el precio se reducirá considerablemente si se comienzan a producir en masa. La estructura requiere de tres días y seis personas para instalar y no se necesita ninguna maquinaria especial o andamio.

“Una vez que la gente de la comunidad tienen el know-how necesario, serán capaces de enseñar a otros pueblos y comunidades a construir las torres WarkaWater”, dice Vittori, quien ya está trabajando en el WarkaWater 2.0, una versión mejorada que puede incluir paneles solares y bombillas LED para proporcionar la luz por la noche.

WarkaWater 2.0, 2014. Arturo Vittori.

La investigación y exploración de las posibilidades de las ‘mallas’ para la recolección de agua no son nuevas. Investigadores del MIT, en colaboración con un equipo de la Universidad Católica de Chile, han adelantado un importante trabajo en la captura del agua de ambiente con un Fog-harvesting System.

En un estudio de Biomimética con superficies sólidas basados en un escarabajo llamado Fog Beattle, el proyecto The Dew Bank del diseñador Park Kitae explora las posibilidades de la naturaleza con el diseño de una botella que igualmente recolecta el agua por condensación. Igualmente, en los desiertos, que tienen una condición crítica de cambio brusco de temperatura entre la noche y el día, el cactus es una de las plantas con mayor eficiencia para la captura de agua. Desde hace muchos años, este singular arbusto ha sido objeto de estudio de la Biónica y la Biomimética, visto como un dispositivo con una  gran esponja interna que conserva el agua recolectada por las espinas, que capturan las gotas de rocio y las dirigen hacia el interior de la planta.

El proyecto WarkaWater propone una estructura que apela a la escala y al uso de las tramas utilizadas en la cestería tradicional para la recolección de agua, al mismo tiempo que construye un gran objeto para simbolizar la fuente del líquido. La empresa que dirige Arturo Vittori está en el proceso de recaudación de fondos para comenzar a instalar torres en Etiopía este año.

…………………………………………………

Información

Architecture and Vision
www.architectureandvision.com

Arturo Vittori
www.vittori-lab.com