Este pequeño adminículo para el aseo bucal es un objeto muy presente en la cotidianidad de las personas. Aunque han sido utilizados desde hace mucho tiempo, no fue sino hasta 1938, de acuerdo con la ADA (American Dental Association), cuando la empresa DuPont introdujo las cerdas de nylon en reemplazo del pelo de cerdo, para conocer el cepillo de dientes tal y como lo conocemos hoy.

En números: cada persona utiliza cerca de 300 cepillos de dientes durante toda su vida. Solamente en USA se genera un cantidad de 25 millones de kilos de plástico en cepillos de dientes. Esos pequeños datos arrojan estadísticas sorprendentes, en términos de desechos, si se piensa en la población mundial.

El ingeniero, inventor y diseñador Patrick Triato, fundador de la Goodwell Company diseñó un kit de herramientas de cuidado oral para uso diario: un cepillo de dientes con mango recargable, limpio y nítido, puede servir en rutinas dentro y fuera del baño. El cepillo de dientes Goodwell está hecho de materiales de alta gama, es 100% sostenible, cuenta con servicio premium de suscripción, piezas de código abierto, rastreador de datos opcional y un diseño fundamental para construir.

Luego de la invención de la electricidad mucho productos buscaron la asistencia de esta fuente de poder para realizar algunas operaciones. Las piezas intercambiables ya se utilizaban en los cepillos de dientes eléctricos ¿Por qué no se ha implementado el uso de esta operación en el diseño tan conocida como la de “piezas intercambiables” en cepillos de dientes no-eléctricos?. Esta estrategia formal es utilizada con mucho éxito en las afeitadoras, objetos que conviven en los mismo espacios que los cepillos de dientes. Desde que el inventor y empresario norteamericano King Camp Gillette (1955 – 1932) popularizó el uso de máquinas de afeitar, utilizando la idea de una pieza de mayor duración y un ‘consumible’, muchos productos de uso cotidiano han podido tomar este camino.

Por suerte, con el poderoso discurso de la Sustainability en los productos y la posibilidad de disminuir costos de producción en la fabricación de piezas, comenzaremos a ver lo que ya era una práctica muy conocida en el diseño de objetos: piezas intercambiables, modularidad, familias de productos, etc..

Como casi todos lo productos que hoy se diseñan con la etiqueta de ‘inteligentes’, tienen un APP (aplicación digital) que sirve para monitorear y registrar rutinas e información sobre la actividad. En el mango tubular, además de alojar el sistema que permite la conexión con la aplicación, se pueden guardar pastillas y píldoras.

Esta empresa Goodwell, radicada en Oregón (Estados Unidos), está buscando financiación a través de CrowdSupply para un cepillo de dientes inteligente y Open Source.

…………………………………………………

Información

The Goodwell Company | Patrick Triato
www.thegoodwellcompany.com