El estudio del uso de herramientas para comer bien podría ser un fantástico tema de investigación. En casi todos los países asiáticos los alimentos se comen con los famosos ‘palitos chinos’. El material con que son fabricados y las geometrías que presentan la forma varían según la región. Así como los cubiertos que usamos en occidente, hay toda una cultura de uso alrededor de estos dos pequeños palitos para comer.

Es muy difícil hacer innovación en objetos con esta tradición, sumado a la dificultad que tiene hacer modificaciones importantes en espacios tan pequeños. Muchos artilugios se han hecho en la internacionalización de estas costumbres. Estrategias de diseño enmarcados en modelos de negocio que han permitido que estas piezas se muevan en otros mercados. Aquí solamente presentamos dos diferentes aproximaciones sobre dos maneras de abordar este tema:  palitos con nuevas funciones y fusión de palitos con cubiertos.

Algunos proyectos que abordan este tema son particularmente muy interesantes. El proyecto SpoonPlus, de la diseñadora industrial francesa Aïssa Logerot, conecta dos instrumentos usados en la comida oriental: los palitos para comida sólida y la cuchara para las sopas. Los palitos de bambú se utilizan como mango de una cuchara de cerámica, que al mismo tiempo funciona como recipiente de la soya.

SpoonPlus, 2011. Aïssa Logerot

La segunda aproximación es convertir los palitos en pinzas, para facilitar la toma de alimentos. Esta idea, para nada nueva, la hemos visto resuelta de muchas maneras, básicamente una pieza elástica en la parte trasera del conjunto convierte el par de palitos en una pinza. Trabajando sobre esto y haciendo una fusión con los cubiertos que usamos en occidente surge Twin One, un proyecto desarrollado por la firma de diseño británica DesignWright para la empresa catalana Lékué.

Twin One, 2011. DesignWright para Lékué

Aquí hay una fusión de la cubertería tradicional occidental (tenedor y cuchillo) con los palitos ‘chinos’, utilizando los procesos de fabricación y materiales que emplea la empresa para la mayoría de sus productos: silicona y material flexible. Con algunas pequeñas modificaciones en el cuchillo y el tenedor, que no afectan su función, estas dos piezas se conectan en la parte trasera para producir la pinza.

Ambos proyectos, aparecidos en 2011 con amplia cobertura en portales de diseño y de cocina, apelan a la participación de las personas en el re-ordenamiento de las partes para lograr nuevas funciones. La forma ingeniosa de estos productos, sumado al cuidado en los detalles de las superficies y transiciones del material, despiertan la curiosidad.  Se reconoce el reto de trabajar en el diseño de objetos multifuncionales, donde la comunicación de la función es una variable ineludible. Aquí, la dificultad se presenta cuando el producto pareciera estar incompleto cuando está desarmado. Probablemente pasarán a ser productos ‘gadgets’ o en vías de convertirse en objetos de culto. No creemos que el gran público tenga la paciencia para hacer de estos productos instrumentos de uso cotidiano.

La fabricación de los tradicionales palitos de bambú (los que ya vienen pegados en la parte trasera) significó un gran avance en la masificación de este peculiar producto. Alguien pudiera pensar que un proyecto que aborda esta temática es totalmente superficial. Pero el uso de utensilios, herramientas y dispositivos para la actividad culinario siempre será un espacio interesante y pertinente para el diseño. En términos económicos y de producción, hay cifras que asombran: solamente en Japón se consumen anualmente 200 billones de juegos de palitos hechos de madera y más del 95% son producidos en China.

…………………………………………………
Información

Aïssa Logerot
www.aissalogerot.com

DesignWright
www.designwright.co.uk/

Lékué
www.lekue.es